Adiós a la batuta mágica del maestro José Luis Alonso

José Luis Alonso Rosáenz, con su batuta de director, delante del Café Moderno de Logroño. :: /Justo Rodriguez
José Luis Alonso Rosáenz, con su batuta de director, delante del Café Moderno de Logroño. :: / Justo Rodriguez

Director durante muchos años del Conservatorio, de la Banda de Logroño y de la Escuela Municipal, Alonso falleció ayer a los 91 años

Marcelino Izquierdo
MARCELINO IZQUIERDOLogroño

Con el fallecimiento del músico logroñés José Luis Alonso Rosáenz a los 91 años, pierde La Rioja la batuta mágica de un hombre tan sabio como bueno, un referente de la Cultura, con mayúsculas, que durante toda su vida trabajó por y para la música.

Alonso estaba casado y deja una hija y un nieto. El funeral en su memoria tendrá lugar este lunes, a las 18 horas, en la concatedral de La Redonda. La familia recibe a partir de la una de esta tarde en el tanatorio Pastrana de Logroño.

Nacido el 27 de febrero de 1928, ocupó Alonso el cargo de director del Conservatorio de Música de Logroño durante los años 80, institución en la que también impartió la docencia.

El funeral por el músico, galardonado con la Medalla de Oro de La Rioja en 1996, tendrá lugar mañana en La Redonda (18 h.)

El maestro Alonso fue igualmente fundador y director de la Escuela Municipal de Música de Logroño, entidad por la luchó denodadamente hasta convertirla en una realidad, primero en la calle Calvo Sotelo y en la actualidad en el emblemático edificio de La Gota de Leche.

También se encargó José Luis Alonso de dirigir la orquesta en los ciclos de zarzuela que la C.L.A Pepe Eizaga organiza desde hace décadas, en su caso nada menos que entre los años 1977 y el 2003.

Pero la enorme popularidad del maestro Alonso entre los logroñeses y los riojanos en general le viene dada en su papel como director de la Banda Municipal de Música de Logroño a lo largo de más de tres décadas (1970-2002) y centenares de conciertos protagonizados.

Generaciones y generaciones de músicos riojanos han pasado por sus manos en todas estas instituciones durante las últimas décadas del siglo XX y la primera del XXI.

Músico, gran investigador... y poeta

Además de los ensayos sobre folclore, atesoraba Alonso gran sensibilidad para la literatura. Para muestra, el poema 'Huir de ti' del libro 'Cadencias del Alma' (2002): «La última esperanza que ocupaba / el cálido reflejo de mi mente, / quedó desvanecida después de atormentada/ al conocer la triste nueva de mi suerte. / El deseo de afianzar el amor que te he profesado / sin apenas verte, ha quedado truncado / desde este lecho de ruedas locas, / donde espero impaciente / la llegada de mi muerte».

Gracias a todos estos méritos docentes y culturales, así como a su carácter amable y colaborador, recibió José Luis Alonso notables premios y reconocimientos, entre ellos la Medalla de Oro de La Rioja, que le fue concedida en 1996, y que recibió en San Millán.

Divulgador del folclore

Encomiable fue también la labor del maestro Alonso en favor del folclore riojano, tanto como investigador como divulgador. «La Rioja, rica en tradiciones, en costumbres, en arte, producidos por la sensibilidad de nuestra raza, por el sentir puro de las gentes sencillas, no podía estar apartado en lo que a música en concreto se refiere, y dentro de ese folclore que escuchamos al cruzar nuestras tierras, ofrece un amplio y rico plantel de melodías, ritmos, danzas y canciones muy afines, y a la vez muy distintas, según provengan de cada uno de los puntos cardinales de nuestra región».

Leer más

Con estas palabras se expresaba José Luis Alonso en un amplio artículo publicado por la prensa nacional en 1983, bajo el título de 'Sobre la música riojana'.

Como compositor, el maestro Alonso escribió medio centenar de canciones infantiles para orquesta y coro de los cuentos de Cristina Hernández, además de otras piezas como danzas riojanas, valses, villancicos o música de coro.

La alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, lamentó ayer el fallecimiento del músico, al tiempo que trasladó a su familia sus condolencias en nombre de la Corporación y todos los logroñeses. Gamarra reconoció «su entrega y enorme labor por la ciudad de la mano de la cultura, siempre ensalzando los valores de Logroño y acercando la cultura musical a todos».