Lúcida siniestralidad de Placebo

Gran espectáculo. El público  logroñés vibró con el grupo británico. /
Gran espectáculo. El público logroñés vibró con el grupo británico.

El grupo británico congrega a 3.800 espectadores en el Palacio de los Deportes de La Rioja en su directo del 20 aniversario

DIEGO MARÍN A.

Acontecimiento. Pocas veces se ha podido disfrutar de un grupo como Placebo en La Rioja. Fuera de festivales con presupuestos mastodónticos, la presencia de bandas internacionales, y más del nivel de esta, son un oasis en el desierto. Por eso hay que agradecer la apuesta realizada por la empresa Promociones Iregua, aunque el público no llegó a llenar el Palacio de los Deportes. Cierto es que en Logroño Placebo congregó a más espectadores, unos 3.800, que en Granada dos días antes, 3.000; pero sin alcanzar el aforo máximo (4.500).

Quizá sea ese el precio que deban pagar los artistas que no salen en televisión, puesto que últimamente sólo llenan en Logroño nombres como Malú, Manu Carrasco y Melendi. Si programas televisivos como 'La Voz' marcan la tendencia musical del país, eso puede explicar otras muchas cosas... Pero volviendo al concierto que ofreció Placebo anoche en el Palacio de los Deportes de La Rioja, aquello fue un magnífico derroche emocional y enérgico de lúcida siniestralidad. Como teloneros tuvieron a Digital 21, grupo con el que ha colaborado Stefan Olsdal, bajista y 50% de Placebo. El otro 50% de la banda londinense es el andrógino Brian Molko.

Los inicios de Placebo se remontan casi a la par que el 'brit pop' que protagonizaron bandas como Blur y Oasis, pero con una trayectoria paralela. Su propuesta y su música arrancaron con un estilo gótico que ha ido derivando en una propuesta más comercial. La gira que les va a llevar a actuar a cuatro ciudades españolas tiene como motivo el vigésimo aniversario del grupo, que sacó su primer disco en 1996, 'Placebo'. Para celebrarlo, el pasado año 2016 el grupo editó el trabajo recopilatorio 'A place for us to dream', con más de una treintena de canciones, sus principales 'hits', y que supuso en buena medida el repertorio de la actuación en directo de ayer en Logroño. Potencia, fuerza y electrónica son elementos de una música embaucadora que ayer hizo disfrutar a los fieles venidos de todo el norte de España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos