El permiso de paternidad pasará de dos a cuatro semanas desde el 1 de enero

Un padre sostiene en brazos a su hija. :: Rafa Alcaide / efe/
Un padre sostiene en brazos a su hija. :: Rafa Alcaide / efe

El Gobierno anuncia la puesta en marcha de la medida, aprobada en 2009, pero que no pudo ser desarrollada entonces por falta de presupuesto

J. LUIS ÁLVAREZ MADRID.

Todos los trabajadores que sean padres o adopten un hijo a partir de este próximo 1 de enero disfrutarán de un mes de permiso en lugar de las dos semanas actuales. El anuncio lo hizo ayer el ministro portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, tras la reunión del Consejo de Ministros. La titular de Empleo, Fátima Bañez, anticipó la medida el pasado lunes ante la correspondiente comisión del Congreso de los Diputados, pero entonces no puso fecha para su entrada en vigor.

Este permiso viene a cumplir uno de los puntos del acuerdo de investidura ratificado entre Ciudadanos y el Partido Popular, un avance en los derechos de los trabajadores que Méndez de Vigo calificó como «medida que va en esa necesaria conciliación entre la vida profesional y familiar». Unos 420.000 hombres se beneficiarán de esta propuesta anualmente.

La ampliación del permiso de paternidad, por nacimiento o adopción, comenzó a plantearse en la Ley de Igualdad que en 2007 impulsó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Se trataba de ir poco a poco equiparando el permiso de los padres con el de las madres, que es de 16 semanas. Como primer paso, el Gobierno socialista, en septiembre de 2009, aprobó la ampliación de dos a cuatro semanas el permiso paterno con el objetivo de que entrara en vigor el 1 de enero de 2011. Pero cuando llegó el momento, hubo de aplazarse porque el Ejecutivo no podía hacer frente a los 200 millones de euros que costaba la medida al año.

Con la llegada del PP al Gobierno, en plena crisis económica, el equipo de Mariano Rajoy trató de reimpulsar la iniciativa con el 1 de enero de 2013 en el horizonte, pero tampoco había fondos. Al año siguiente, reactivó la iniciativa pensando en el 1 de enero de 2016, pero tampoco pudo ser: las sucesivas prórrogas presupuestarias de 2014 y 2015 fueron la causa de estos retrasos. Desde entonces, varias iniciativas del Congreso y del Senado han ido reclamado al Gobierno que no siguiera retrasando más esta ampliación del permiso a las cuatro semanas.

El anuncio de ayer de Méndez de Vigo fue rápidamente puntualizado en internet por el líder de C's, Albert Rivera. A través de Twitter precisó que «las medidas de Ciudadanos siguen beneficiando a las familias españolas. Se pone en marcha el permiso de paternidad ampliado que exigimos».

Insuficiente

Sin embargo, para la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPIINA), la medida es «insuficiente» y está «mal diseñada». Según explican fuentes de esta asociación, la reforma de la Ley de 2009 «mantiene una inaceptable desigualdad de derechos, porque a lo sumo los padres podrían disponer de cuatro semanas para cuidar a sus bebés, la cuarta parte de las 16 que dura el permiso de maternidad».

La PPIINA recuerda que hace dos meses el pleno del Congreso «demandó prácticamente por unanimidad los permisos iguales, intransferibles y pagados al 100%». Por ello exige al Gobierno y a todos los grupos parlamentarios que «sean consecuentes y tramiten con urgencia la proposición», que «está completamente elaborada y lista para votarse».

Esta plataforma también advierte de que la Ley de 2009 «tendrá un efecto negativo si se aplica tal como está ahora redactada, pues obliga a que las cuatro semanas sean ininterrumpidas». «Dado que, salvo excepciones, los padres se toman ahora las primeras dos semanas a continuación del nacimiento o de la adopción, la actual redacción solamente les permitiría una prolongación de este periodo, sin poder utilizar esas dos semanas adicionales para sustituir a la madre cuando esta volviera a su puesto de trabajo», añade.

Según la encuesta 'La evolución de la maternidad en España en los últimos 30 años', el 30% de los padres estima que los hombres que disfrutan del permiso de paternidad pueden ser marginados en sus puestos de trabajo.

El 84% de la población opina que hace 30 años ningún hombre hubiera solicitado un permiso de paternidad, aunque creen que le hubieran dado todas las facilidades. Asimismo, el estudio revela que el 64% de las madres cuenta con la ayuda de los abuelos para cuidar a sus hijos.