El futuro próximo pasa por la ciencia

María Teresa Ortega y Eusebio Armas./
María Teresa Ortega y Eusebio Armas.

Marcos Malumbres interviene en el 70 aniversario del IER con una conferencia sobre la investigación en cáncer

DIEGO MARÍN A.

Tal vez haya algún tipo de esperanza para la Humanidad. Cabe esa posibilidad, hay que admitirlo, después de comprobar cómo el Centro Cultural Ibercaja de Logroño registró una notable entrada para presenciar la conferencia 'Investigación en cáncer: una inversión y una promesa para el futuro' a cargo de Marcos Malumbres Martínez, biólogo alfareño que ha estudiado en las Universidades de Navarra y León, además de en el New York University Medical Center. La cita se enmarcó dentro del 70 aniversario del Instituto de Estudios Riojanos que sigue hoy con una conferencia de Begoña Arrúe sobre la 'Contribución del IER al patrimonio histórico-artístico'.

Malumbres fue presentado por Enrique Ramalle, director del Área de Ciencias Sociales del IER, y ambos dos recibieron la bienvenida de parte de la directora académica del IER, Aurora Martínez Ezquerro. «Es necesaria financiación para hacer investigación», declaró Enrique Ramalle, quien advirtió que «como sociedad, tenemos que hacer el esfuerzo de invertir en ciencia». Marcos Malumbres anunció al inicio de su exposición que hablaría del futuro: «Voy a hablar de células, ADN, genética, móviles...». La charla versó sobre el tratamiento y posibles soluciones contra el cáncer. Y no se la quiso perder Edelmira Vélez de Mendizábal, jefa de Oncología del hospital San Pedro de Logroño. También acudieron, interesadas profesionalmente, las investigadoras del CIBIR Eva Gómez y la búlgara Angelina Zheleva. Y no fueron las únicas interesadas por motivos académicos o laborales porque allí estuvo, igualmente, el profesor de Biología del IES Hermanos D'Elhuyar Satur Recacha.

No obstante, de las primeras en llegar fue una habitual de las citas culturales, Blanca Ezquerro, exhibiendo una vez más sus elegantes 88 años acompañada de la ucraniana Oksana Bors. No fue la única octogenaria de la sala, también estuvo presente la simpática Clotilde Beltrán, de 85 años, sentada junto a Pedro Troya y Vicen Corcuera. Un poco más allá, pero en la misma fila, estaba sentado José Emilio Fernández. Otro incondicional que no se perdió el evento, como si tuviera ya una butaca dedicada a su nombre en el centro, fue Luis Ruiz Dueñas.

En formato de pareja, ya fueran como matrimonio o amigos, llegaron muchos asistentes, por ejemplo, José Ángel Apellániz y Carmen Ruiz, con varios minutos de antelación; José Luis Ochoa y M.ª Carmen Benito, Pilar Faces y Alicia Barreras, Paquita Díez González y Félix Garrido, M.ª Teresa Ortega y Eusebio Armas, Jesús Balda Muro y M.ª Mar Sáenz Sacristán («personas normales con sentido común», presumieron ser), Jesús Carbonel y M.ª Jesús Urtubia, Aurora Díaz de Cerio y Daniel Angulo, este, quizá, el más joven de entre todo el público.

Después, poco a poco, a cuentagotas, fueron llegando antes de comenzar el acto, hasta casi llenar la sala, Amparo Gil Albarellos, Daniel Monaj, el pastor y escritor jarrero Emiliano Frías, asiduo emisor de nuestra sección 'Cartas al director' y el propio director de la Biblioteca de La Rioja y atleta popular del Club Maratón Rioja, pues no sólo de pan vive el hombre, Jesús Ángel Rodríguez Ortega.