España elevó más del 4% sus emisiones de CO2 en 2015

Según el Observatorio de Sostenibilidad, entre los motivos está el aumento de la quema de carbón y una reducción de la producción eólica

BORJA ROBERT MADRID.

A falta de datos oficiales, el Observatorio de Sostenibilidad estima que España aumentó sus emisiones de gases de efecto invernadero entre un 4% y un 5% durante 2015. El dato da la vuelta a la tendencia de descenso de los últimos años y aleja al país tanto de sus objetivos como miembro de la Unión Europea como de cumplir los compromisos acordados en la cumbre de París (COP21) del pasado diciembre. Desde el Observatorio lo achacan a un aumento muy importante del uso de carbón para la producción de energía y a una reducción de los vientos en la península, que disminuyeron el aporte total de la eólica. También, a un repunte en el transporte.

«En 2015 se quemó un 22% más de carbón que un año antes», explicó José Santamarta, responsable de elaborar las estimaciones del informe a partir de datos públicos. «Es la fuente más intensiva de emisiones de gases de efecto invernadero; por comparación, provoca casi el doble que el gas natural». También, subrayó, creció la aportación de las plantas de ciclo combinado -que usan gas natural de combustible-.

Según sus datos, en 2015 España emitió cerca de un 20% más de lo que emitía en 1990, el año base para el acuerdo del protocolo de Kyoto. Y aunque el dato es negativo, Santamarta señaló que llegó a ser mucho peor. «A comienzos de la pasada década se llegó a emitir un 50% más que en 1990», afirmó. En cualquier caso, apuntó, 2015 ha roto una tendencia de años en la reducción de las emisiones del país.

«La legislatura ha sido la más nefasta para las políticas de mitigación», aseveró Santamarta. «Suponemos que por razones ideológicas, el Gobierno de Rajoy se ha dedicado a hundir a las energías renovables. En cuatro años no se ha instalado apenas potencia adicional y, sin embargo, se ha llevado a la ruina a todo el sector fotovoltaico». La eliminación de las primas, explicó, no solo ha afectado a las empresas y a la competitividad del país en este sector, sino a todo el ecosistema de innovación que existía alrededor de las grandes compañías de energías renovables.

 

Fotos

Vídeos