El líder es el batería de jazz

Los músicos Marcelo Escrich, Jorge Garrido (en el centro) y Alberto Arteta forman Monk Trío. :: Rafael lafuente/
Los músicos Marcelo Escrich, Jorge Garrido (en el centro) y Alberto Arteta forman Monk Trío. :: Rafael lafuente

'Vintage' está grabado en la antigua iglesia del convento de Madre de Dios de Logroño en una sesión celebrada el pasado 30 de mayo

DIEGO MARÍN A.LOGROÑO.

Es fácil ver actuar al músico Jorge Garrido, que ha formado parte de varios grupos de diferentes estilos, desde Naive (cuando ganó el XXXII Concurso de Rock Villa de Madrid en el 2010) hasta la banda de folk Trío del Pozo, pasando por la canción infantil de El Tenderete y el indie-pop de Yogourth Daze. Garrido se licenció como batería de jazz en el Centro Superior de Música del País Vasco Musikene y ya había registrado un disco de 'free jazz' con el trío Remedios y dos trabajos con la formación cántabra Iván San Miguel Sextet.

Ahora, combinado con el grupo de folk Tündra, el batería logroñés ha editado su primer disco como líder, 'Vintage', en el cuenta con Alberto Arteta al saxofón, Marcelo Escrich al contrabajo y Terela Gradín como cantante en una de las nueve canciones. El grupo tiene también colgado en la red un vídeo realizado por Íñigo Jiménez con el que el grupo también se da a conocer.

Todas son composiciones de Thelonious Monk, por eso la nueva formación se denomina Jorge Garrido Monk Trío. «Es algo que tenía que hacer. Necesitaba crear un grupo con idea de desarrollarlo a fuego lento y con visión de futuro. Nunca había tenido la oportunidad de liderar una formación de esta manera», confiesa Jorge Garrido.

La razón por la cual decidió recurrir al clásico del jazz, al pianista estadounidense compositor de algunos de los más populares temas estándares del género (algunos de ellos interpretados en 'Vintage', como 'Straight, no chaser'), fue que «si componía yo me iba a alejar mucho de la tradición, y me apetecía estar muy conectado con ella, así que elegí arreglar temas de mi compositor preferido: Thelonious Monk». Arteta, Escrich y Gradín son no sólo amigos, también «muy buenos músicos». «Además, viven cerca, que es importante. Como guinda pensé en Terela Gradín para cantar la balada del disco», explica Garrido. Se refiere a 'Round midnight', otra canción estándar de Thelonious Monk.

Directo en el convento

El disco fue grabado en una sesión en directo celebrada el pasado 30 de mayo en la iglesia del antiguo convento de las Concepcionistas Franciscanas de Logroño, un edificio construido en el 1527 y hoy reconvertido en el centro cívico Madre de Dios. Jorge Garrido imparte clases en la escuela de música Píccolo y Saxo de Logroño, pero también ofrece allí lecciones gratuitas de batería, como otras actividades sin ánimo de lucro que se imparten en el mismo lugar. «El primer día que monté la batería y la toqué salió un sonido increíble, como el de los discos antiguos. El sitio es una iglesia con el techo muy alto y pensé que tenía que grabar un disco allí», recuerda Jorge Garrido.

Poco a poco la idea fue tomando forma. El objetivo es que sonara a jazz antiguo. «Hemos intentado grabarlo como lo hacían en los años 50 y 60, muy juntos y del tirón», detalla el batería. Como aliado ha contado con su hermano David Garrido como técnico de sonido. «Somos un equipo», señala, y añade: «Con otro técnico no podría experimentar estas cosas, igual que cuando grabamos el disco con Tündra, él es otro miembro más del grupo. Tengo mucha suerte en este aspecto».

Con 'Vintage' Jorge Garrido reivindica de algún modo el protagonismo de la batería en el jazz, que a veces parece jugar un papel secundario en favor del saxofón o el contrabajo, sus compañeros de viaje en Monk Trío. La batería marca el ritmo. Y Garrido manda más que nunca con ella en este disco. «Es el instrumento que puede hacer que un grupo suene de maravilla o hundirlo en la miseria. Tenemos mucha responsabilidad, y en el jazz más, ya que es una música improvisada y muy rítmica», asegura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos