Arte en el cuerpo

El tatuador Andrés Solari. /
El tatuador Andrés Solari.

Dado el aumento de las prácticas de 'body art', es necesario conocer las principales técnicas, sus posibles complicaciones y los tratamientos

MIGUEL AIZPÚN LOGROÑO.

Con el nombre de 'body art' se denominan procesos artísticos en los que el artista utiliza su propio cuerpo como soporte material de la obra. Surge a finales de los años sesenta y se desarrolla en la década siguiente. Designa a aquellos artistas que utilizan su propio cuerpo como producción artística. Arte en el cuerpo como puede ser el 'piercing', tatuajes, escarificaciones...

RECOMENDACIONES

1 Acudir a un centro que garantice correctas normas de higiene.

2 Tener al día su carnet de vacunación.

3 Debe cumplimentarse la hoja de consentimiento informado y pedir la factura al finalizar el tratamiento.

4 Los profesionales deben cumplir unas normas básicas de higiene y seguridad.

5 El material a emplear debe ser estéril y cumplir con la normativa.

6 No utilizar pistolas perforadoras porque no pueden ser esterilizadas.

7 Realizar el tratamiento siempre sobre piel sana y evitar las partes del cuerpo más sensibles.

8 Si después de hacer alguna de todas estas técnicas aparece fiebre, enrojecimiento y/o inflamación, dolor o molestias en la zona intervenida, acudir al especialista.

El primer estudio de tatuajes fue el abierto en Nueva York en 1870, aunque no es hasta 1891 cuando se inventa la máquina de tatuar. Pero los orígenes de los tatuajes se encuentran en los albores de la Humanidad: en 1991 se encontró una momia en un glaciar de los Alpes de unos 5.200 años a.C, que presentaba 57 tatuajes.

Es posible que en sus inicios los tatuajes tuvieran un significado religioso, guerrero o jerárquico, pero la función de adorno es incuestionable, como lo atestiguan las momias encontradas de mujeres egipcias tatuadas.

En algunas culturas el 'piercing' está asociado a técnicas decorativas, como los tatuajes, la colocación de aros en el cuello o anillos y cintas para comprimir los genitales, o a prácticas religiosas. Estas costumbres sobrevivieron al paso del tiempo, aunque con notables variaciones. En la época victoriana algunos periódicos ya mencionaban la existencia de 'piercings' con joyas en los pezones y el pene. De hecho, uno de los 'piercings' más populares recibe el nombre de 'Príncipe Alberto', quien fuera marido de la reina Victoria de Inglaterra, ya que, según indican las crónicas de la época, llevaba un anillo en el pene que le permitía colocar adecuadamente sus genitales a derecha o izquierda dentro de los estrechos pantalones de los uniformes de la época.

Aunque se sabe poco sobre estas técnicas en el siglo XIX y principios del XX, existen evidencias que indican que los 'piercings' en la lengua, los pezones y los labios eran habituales en Alemania después de la Segunda Guerra Mundial.

La escarificación es la realización de cortes superficiales en la piel de manera controlada que dejarán una cicatriz permanente logrando así una modificación corporal que posea significado espiritual o estético.

Al igual que el tatuaje, la escarificación es un ritual bastante doloroso, ampliamente practicado por casi todas las tribus aborígenes pero mas frecuentemente en tribus cuyos miembros sean de piel oscura, pues en ellos el tatuaje no es visible.

Por el año 1920 se inicia el tatuaje cosmético o micropigmentaciones para mejorar las cejas dañadas, ojos, labios, reconstrucciones mamarias, etc.

En un estudio reciente se observó que entre un 3% y un 8% de la población general es portadora de algún tipo de tatuaje. En Estados Unidos el 23% de la población adolescente lleva tatuajes y el 51% se ha realizado algún tipo de perforación o 'piercing'.

Dada la incidencia en aumento de este tipo de prácticas es necesario conocer las principales técnicas, sus posibles complicaciones y tratamientos, así como orientar al paciente sobre su cuidado, la posibilidad de eliminar algún tatuaje, etc.

Riesgos y reacciones

Independientemente del método en el que nos 'adornemos' la piel debemos saber que lleva implícito una serie de riesgos y reacciones adversas que se están observando con más frecuencia y que deben ser tomadas en consideración. Las complicaciones pueden ser reacciones sistémicas o locales. Las reacciones pueden ser directas o inmediatas al tratamiento (reacciones inflamatorias de una o dos semanas de duración) o reacciones que aparecen algunos años después.

Posibles consecuencias negativas para la salud de esta 'nueva moda', son los riesgos locales, como sobreinfección, hemorragia, alergia al metal o a los pigmentos inoculados. Pero también generales como transmisión de enfermedades por vía sanguínea, como el sida, la hepatitis B o C, herpes, sífilis, etc.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos