Saxos y contrabajos en Ezcaray

Saxos y contrabajos en Ezcaray

A los conciertos del Festival de Jazz se unieron otras dos actuaciones fuera de programa ofrecidas por los bares del pueblo

DIEGO MARÍN A.

En el día en que Juan Claudio Cifuentes pinchó a Lee Morgan y Clifford Jordan en su programa radiofónico A todo jazz de RNE, el 18 Festival de Jazz de Ezcaray Memorial Ebbe Traberg dejó a un lado la parte vocal femenina protagonista de la primera jornada con Tina May y Laura Simó y se fijó en los saxofones y contrabajos masculinos.

Ivo Sans convidó a sus compañeros Masa Kamaguchi, César Joaniquet y Marcel Lí Bayer para ofrecer un concierto con mucho ritmo en el parque Tenorio, que ahora disfruta de dos barras, la del nuevo bar Tenorio y la de la organización, con rica cerveza tostada de un patrocinador.

Por la noche, el trío formado por Ballester, Mitchell y Hipaucha actuaron en el Masip, y no fue el único concierto de jazz en la oscuridad Ezcaray. Conscientes del tirón del festival y que los recitales nocturnos en los restaurantes están limitados por el aforo de los recintos, algunos bares programaron por su cuenta otros bolos de jazz y blues. El bar El Moderno acogió el concierto del grupo local Looney Blues Band, formado por Alberto Díez, Iñigo Alonso, Chefe Paniego, Dani Tecedor y Dani Carranza. Al mismo tiempo, el Sport Music ofreció una jam session de la Superfly Band.

Pero el plato fuerte de la jornada fue el protagonizado por la formación liderada por Ivo Sans. Llena de improvisación, ese caos organizado del que se nutre el jazz, ofreció una música profunda en el parque Tenorio ante un millar de espectadores. Cifu les presentó en una tarde en la que, afirmó el periodista musical, «me sobran cuatro nubes pero me vale igual, porque ayer... rasca rasca rasca». El pasado viernes el «aire acondicionado» fue excesivo, mientras que ayer sábado la temperatura fue más agradable.

Juan Claudio Cifuentes dejó alta la expectativa, avanzó que los discos de la banda de Sans iban «a la estantería de los clásicos del año» con «música jazz sin concesiones», «buen jazz con buen swing y buenas melodías». Dos saxos, un contrabajo y batería, «no hace falta más para escuchar buen jazz», afirmó Cifu, y es verdad. Tal es así que el grupo comenzó su actuación con fuerza, otorgando protagonismo a todos sus instrumentos en los primeros temas con solos que arrancaron pronto los aplausos del público.

El inicio del concierto fue sobresaliente, con mucho ritmo, divertido y movido. Poco después se dio paso a un free jazz mucho más pausado, relajado y tranquilo, a veces solo con la batería y el contrabajo sonando. El recital estuvo dedicado al contrabajista recientemente fallecido Charlie Haden y se vertebró con los temas de los discos de la formación, Darrera nit de maig a lHeliogàbal e ISCCJMKMB Yoruba, con temas como Chica piscina II y Motis mutis. El saxo fue protagonista, tenor y alto, enriqueciendo el sonido hasta acabar con el bis La chica de Ipanema en clave de jazz.

Hoy más, con Contrapunto Big Band a las 13 horas y Lucky Peterson Band a las 19:30 horas.

 

Fotos

Vídeos