El rejuvenecer de Santa Eulalia Bajera

Foto de familia de algunos de los menores de 17 años del pueblo. :: P.P./
Foto de familia de algunos de los menores de 17 años del pueblo. :: P.P.

Diecisiete de los 110 habitantes de la villa del Cidacos tienen menos de 17 años

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

De los 110 vecinos que comparten durante todo el año Santa Eulalia Bajera, su padrón de habitantes indica que diecisiete tienen menos de 17 años. Es decir, el 15% de su población es menor de edad, lo que convierte a la villa del valle del Cidacos en un extraño caso dentro del envejecimiento y abandono general que sufre el mundo rural y en estos tiempos de profundo debate sobre la crisis demográfica.

Hacía varias décadas que no había tanto niño corriendo y jugando por sus calles. «Este rejuvenecimiento es el resultado de las promociones que hizo en el municipio el Instituto Riojano de la Vivienda (IRVI) hace 23 y 17 años respectivamente», apunta el alcalde, Pedro Pascual. El Ayuntamiento de Santa Eulalia Bajera cedió el terreno para la construcción de estas dos promociones de régimen especial, dando lugar a precios muy económicos.

Mientras los niños estudian en colegios e institutos de Arnedo y allí disfrutan de las actividades extraescolares, los mayores trabajan entre la ciudad del calzado, Quel y Arnedillo. Esa opción de vivir a 7 minutos de una ciudad como Arnedo, con alta posibilidad de empleo y de servicios, motivó que muchos hijos de Santa Eulalia Bajera se quedaran a vivir en su pueblo. Y, además, animó a que lo eligieran algunas parejas arnedanas e incluso una rumana. «Da gusto bajar al frontón y ver niños jugando», comentan los mayores de la villa mientras descansan a la sombra.

Según el padrón de la localidad, tres niños son nacidos en el 2001; dos en el 2004; uno cada uno en el 2005, 2006, 2010, 2013 y 2014; tres en el 2015; dos en el 2017; y uno nacido este año más otro que está por nacer.

Una consecuencia alegre de esa algarabía juvenil es la inversión del Ayuntamiento de 3.000 euros en acondicionar columpios y dos parques, uno para niños y el saludable que invita a hacer ejercicio a los mayores.

Para favorecer el asentamiento de familias jóvenes, el Ayuntamiento de Santa Eulalia Bajera mantiene otras políticas, como el convenio con el vecino de Herce para que sus vecinos puedan utilizar sus piscinas durante el verano a mitad de precio. Con este funcionamiento mancomunado, los consistorios y los vecinos de ambas villas se favorecen del servicio. Además, el Ayuntamiento busca que mayores y pequeños colaboren en todo para dar ambiente en las calles, desde las labores de alguacil hasta las de limpieza de los barrios.

 

Fotos

Vídeos