San Vicente disfruta sin lágrimas

Un grupo de amigos posan tras salir de la visita de la Bodega Classica en San Vicente. :: j.l./
Un grupo de amigos posan tras salir de la visita de la Bodega Classica en San Vicente. :: j.l.

El vino y el verano centraron la última 'Noche de San Lorenzo', en la que ocho bodegas han abierto sus puertas

JÖEL LÓPEZ SAN VICENTE DE LA SONSIERRA.

El verano se presentó ayer en todo su esplendor para hacer de la segunda jornada de 'Las Noches de San Lorenzo' un colofón perfecto. Tan solo quedaba otro de los elementos fundamentales en este evento: El vino.

Y claro, este elemento no falla nunca. San Vicente de la Sonsierra fue el municipio que, tras Briones el sábado, tenía que cerrar la programación.

Para ello abrió, de par en par, ocho bodegas situadas por todo el municipio para ofrecer buenos vinos, buenas vistas y conocimiento.

A diferencia de Briones, las bodegas tocaban en el pueblo sonserrano los cuatro puntos cardinales, algo que exigía a los participantes un compromiso y algunos paseos de más bajo el sol.

Ellos tampoco fallaron. La Bodega Classica, una de las citas más alejadas del centro urbano, en el que había juegos infantiles y estaba el lugar donde se compraban las entradas, no dejó de recibir gente desde el principio.

Ainhoa Mouriz, responsable de este evento en la bodega, aseguraba que «las visitas organizadas para esta jornada están todas cubiertas». Un día, el domingo, en el que la bodega está normalmente cerrada.

Esta actividad se une, también, a otro evento estival y turístico en el municipio riojalteño que es el denominado 'Vinveroño'.

Este evento, que comenzó en julio y culminará en octubre, completa una oferta gastronómica y experiencial que pretende llevar al visitante por un camino en el que el vino, el patrimonio y la gastronomía tengan el mismo peso.

La jornada, que también incluía visitas a calaos y a lagares ruprestres que se encuentran por la zona, terminó con la celebración del espectáculo de danza 'Sherezade' en la plaza del pueblo.

 

Fotos

Vídeos