El último mohicano

El doctor Antonio Oca en el consultorio médico de Igea. :: s.s.j./
El doctor Antonio Oca en el consultorio médico de Igea. :: s.s.j.

El doctor Antonio Oca lleva 37 años atendiendo a sus pacientes en Igea, donde piensa seguir con su labor tras alcanzar los 65

Sanda Sáinz
SANDA SÁINZ

El doctor Antonio Oca, «logroñés que nació en Murillo de Río Leza», es un superviviente de una época, no tan lejana, en la que los profesionales se trasladaban a los pueblos ocupando una plaza. Vivían allí, formaban sus familias y se producía un arraigo, algo ya desaparecido.

Ejerce la medicina desde hace cuarenta años (se licenció en 1978) y el 1 de mayo cumplió treinta y siete como médico titular de Igea. Antes estuvo en la 'mili' como médico militar y en el hospital psiquiátrico Reina Sofía de Logroño.

«Cuando llegué a Igea había 1.040 habitantes, ahora 605, casi un cincuenta por ciento menos», dice Antonio Oca. «Sigo siendo médico de APD (Asistencia Pública Domiciliaria, desaparecida), quedamos pocos, los últimos mohicanos (risas) y ya se sabe cómo acabaron», comenta.

Con añoranza recuerda los cuerpos nacionales de veterinarios, farmacéuticos, maestros, médicos y practicantes. «Todos residíamos en el pueblo y se daba un proceso en el que el vivir diario nos aportaba conocimiento del mundo rural y nosotros también enriquecíamos la cultura local», recuerda Oca mientras lamenta que esto se haya perdido y califica la situación actual de 'empobrecimiento'.

En estos cuarenta años destacan avances en todos los ámbitos de la medicina con ayuda de la tecnología. «Hay una pequeña pega, nuestros despachos en vez de ser librerías se han llenado de ordenadores a los que miramos en lugar de a los pacientes lo cual debemos evitar a toda costa», reconoce el doctor.

Entre las numerosas anécdotas recuerda cuando trató a un paciente con Clamoxyl para una bronquitis y le curó además el dolor de estómago. Habló con el farmacéutico de esto y a los años resultó que la úlcera se comenzó a tratar con este medicamento para erradicar el germen 'helicobacter pylori'.

El doctor Oca comenta que «de los movimientos insólitos que surgen a veces en nuestra sociedad, considera especialmente grave para la salud el de 'vacunas no' que es insolidario y cruel ya que estas han evitado a la humanidad dolor y penurias».

El 1 de octubre de 1992 Antonio Oca fue nombrado coordinador del Centro de Salud de Cervera (zona básica 1) que atiende a catorce localidades y ofrece servicios de médico de familia, pediatría, odontología, psiquiatría, matrona, rayos X, transporte sanitario, trabajadora social y atención continuada de urgencias .

Dicho cargo es de libre designación y no mucha durabilidad. En su caso cumplirá pronto 26 años en el puesto, siendo el decano en La Rioja y muy posiblemente en España, algo que agradece a los compañeros que han prestado servicio durante este tiempo en dicho centro. «La buena sintonía entre todos resulta esencial», indica el doctor Oca que recién cumplidos 65 años piensa seguir con su labor, hasta que pueda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos