La últimas tormentas causan destrozos en la Sierra de Alcarama

Desprendimiento en la carretera LR-390 en Valdemadera. :: s.s.j./
Desprendimiento en la carretera LR-390 en Valdemadera. :: s.s.j.

S. S. J.

Las tormentas de lluvia y granizo del pasado fin de semana y las avenidas de agua en los barrancos de la Sierra de Alcarama, en La Rioja Baja, provocaron diversos desperfectos en localidades como Navajún y Valdemadera. El granizo destrozó cultivos y los barrancos se convirtieron en ríos que arrastraron gran cantidad de tierra e inundaron varios tramos de la carretera LR-390 que une ambos municipios.

En el kilómetro 9 de esta vía se produjo el desprendimiento del terreno y del asfalto en una zona de barranco, donde quedó parte del guardarraíl colgado en el aire. Se puede circular aunque con precaución hasta que Obras Públicas repare los daños. Los técnicos de la comunidad autónoma valoran el tipo de intervención a realizar y una de las posibilidades consiste en construir un muro de contención.

Los operarios han realizado esta semana diversas intervenciones y revisaron los desperfectos hasta el límite con la provincia de Soria. Además, el miércoles retiraron el material acumulado en la entrada de Navajún, junto a la ermita de la Virgen de Atisca, que impedía el paso de vehículos. En Navajún también se produjo un desprendimiento en la fachada de una casa en la plaza del Sol, donde quedaron los escombros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos