La tormenta conduce a la prudencia en Anguiano

Danzadores y gaiteros no podían disimular su decepción en los rostros. :: justo rodríguez/
Danzadores y gaiteros no podían disimular su decepción en los rostros. :: justo rodríguez

Los danzadores de Anguiano no pudieron bajar la cuesta por la lluvia

Félix Domínguez
FÉLIX DOMÍNGUEZNájera

No pudo ser. Cuando todo estaba ya dispuesto para que los ocho danzadores de Anguiano comenzasen su ritual sobre los zancos que les acaba conduciendo hasta la plaza Mayor de la villa, sonó un trueno que, dados los nubarrones que se cernían sobre el pueblo no presagiaba nada bueno.

En efecto, a ese trueno y el correspondiente relámpago le siguió otro y otro más, al mismo tiempo que unas hermosas gotas comenzaban a caer sobre el grupo de danzadores que ya se habían pertrechado con sus zancos y sus coloridos vestidos, y se disponían a comenzar el baile, y sobre el numeroso público que ya se había ido buscando su sitio para presenciarlo todo en directo.

PROGRAMA DE BAJADAS

Hoy
Por la mañana, tras la procesión y la misa en la iglesia parroquial de San Andrés, que comenzarán a las 12.00 horas. No arrancará antes de las 13.00 horas. Por la tarde a las 20.00 horas.
Día 23
Por la mañana tras la misa mayor en la iglesia parroquial de San Andrés, que comenzarán a las 13.00 horas. No arrancará antes de las 14.00 horas. Por la tarde volverán a danzar a las 20.00 horas.

De inmediato las gruesas gotas se convirtieron en un fuerte chaparrón que hizo que el personal comenzase a buscar refugio en la iglesia parroquial de San Andrés, el punto de partida del ritual y donde minutos antes había tenido lugar la solemne salve en honor a la patrona Santa María Magdalena. Los danzadores: Javier García Chinchetru, Pablo Muñoz Romero, David Neila Villamor, Saúl Fernández Hernáez, Javier Díez Sáez y los hermanos Raúl y Óscar Lozano Moreno, junto con el cachiberrio, Fernando Muñoz Lombillo, se introdujeron en el templo calzando sus zancos.

Ya en el interior de la iglesia comenzaron las especulaciones, pero la última palabra estaba en manos de estas personas que son los que arriesgan su integridad física en la danza. En un primer momento se anunció la decisión de esperar hasta las 20.45 horas para ver la evolución de la tormenta y tomar una determinación definitiva.

Pasado ese tiempo y con el empedrado del suelo de la cuesta mojado, los danzadores se reunieron junto a la alcaldesa, Gemma López, en la sacristía del templo, a fin de tomar una decisión. Pronto se anunció por la megafonía de la iglesia que se suspendía la bajada. A los pulidos cantos rodados que conforman el suelo de la Cuesta de los Danzadores, es preciso sumar el desnivel de la misma y, según señalaron los propios protagonistas, las puntas de los zancos sin estrenar, con lo que también mantienen una superficie pulida que hace que las condiciones de la humedad incrementase el peligro de accidente. Hoy tienen previsto dos bajadas, mañana y tarde.