Santo Domingo agradece con mucho gusto

Una vista parcial de la parcela del polígono San Lázaro que enmarcó el festival de calderetes. :: albo/
Una vista parcial de la parcela del polígono San Lázaro que enmarcó el festival de calderetes. :: albo

El día de Gracias y los calderetes coparon ayer las fiestas, que hoy escriben su final

J. ALBO

El día de Acción de Gracias es una fiesta cristiana vinculada desde sus orígenes al campo y las cosechas. El historiador Francisco Javier Díez Morrás cuenta en su blog 'Historia calceatense' que «en nuestra ciudad los frutos eran recogidos durante los meses de agosto y septiembre, siendo el cereal el más importante de todos ellos hasta bien avanzado el siglo XX. Éste se cosechaba en pleno verano, por lo que para principios de septiembre, generalmente, estaban las labores terminadas. Era entonces el momento de dar gracias a Dios».

Hasta principios del siglo XX la fiesta no tenía una fecha fija. «Era el Ayuntamiento, como directo conocedor de la conclusión de las labores agrarias, el que informaba y proponía al cabildo catedralicio la fecha de su celebración», explica el erudito local. No sería hasta 1907 cuando empezó a celebrarse unida a la de San Jerónimo Hermosilla, pero fue en 1911 cuando quedaron definitivamente fijos en el calendario los días 18 y 19 de septiembre, respectivamente.

PROGRAMA PARA HOY

u10
15. Dianas y pasacalles.
u10
30. Ofrenda a Hermosilla.
u11
Misa y procesión.
uDe 12 a 14 y de 17 a 20
Parque infantil en la plaza de España.
u20
30. Reparto de chorizo por la peña El Salero. 1,50 euros.
u21
30. Actuación de Tamarindo en el Avenida. Entrada libre.

Es costumbre en la ciudad que cuando alguien dice «Gracias» su interlocutor le responda «¡En septiembre!». Y se refieren a tal día como el de ayer, cuando ya no solo se agradecen cosechas sino todo aquello que cada cual considere conveniente. Para ello, los calceatenses procesionan a sus dos patronos, Santo Domingo de la Calzada y la Virgen de la Plaza, que, excepcionalmente, salieron de la catedral por la puerta de la calle del Cristo, al encontrarse en obras la fachada principal. Una hora después, la comitiva integrada por gaiteros y danzadores, representantes políticos y religiosos, cofradías, banda municipal de música y vecinos llegaba de nuevo a la plaza del Santo, donde una decena de voluntarios, niños en su gran mayoría, dieron los tradicionales volatines entre las dos imágenes, entre vivas a las mismas. Con ello terminó el programa religioso.

La tarde quedó para la diversión y la pericia culinaria, centradas en la parcela de usos múltiples del polígono San Lázaro. Allí, el festival de calderetes reunió a numerosas cuadrillas. Un total de 121 había apuntado el ayuntamiento, aunque sabido es que muchas, al ser grandes, se dividen para recibir más patatas, pan y leña por parte del consistorio. Partidos de pelota, hinchables, música y una degustación del afamado tubérculo aliñaron el encuentro gastronómico, del que todos se llevaron a casa un humeante recuerdo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos