Santo Domingo acabará la legislatura sin aprobar un solo presupuesto general

La nueva prórroga del proyecto económico del 2015 hace que sigan congeladas las tasas e impuestos para el 2019

J. ALBO

Las tasas e impuestos de Santo Domingo de la Calzada permanecerán 'congeladas' durante el ejercicio 2019 -por sexto año consecutivo- como consecuencia de la nueva prórroga, del presupuesto municipal del 2015, con el que el equipo de Gobierno lleva trabajando toda la legislatura al no haberse alcanzado acuerdos para aprobar uno nuevo. Es una situación inédita en la historia de la política local, al menos en democracia, derivada de la insuficiente mayoría del PSOE y la falta de entendimiento con los demás grupos para sacar adelante un proyecto económico, algo que ha dejado a la ciudad lastrada en recursos y en inversiones.

El PSOE ha gobernado toda la legislatura con unos presupuestos que aprobó el PP y PR+. «Tan malos eran que no han aprobado ninguno nuevo», ironiza el portavoz popular David Mena, que enmarca esta situación en el «sainete» que, a su juicio, ha supuesto el pacto de investidura PSOE-IU. Dice el edil que su partido se ofreció en el 2016 a sentarse con el PSOE, «con ocho propuestas» y «la callada fue su respuesta». Pese a ello -añade-, «por responsabilidad política hacia la ciudadanía» su partido propició en noviembre el desbloqueo de partidas básicas.

IU no ve «responsabilidad», y sí otras cosas, en aquella abstención del PP que permitió que saliera adelante la modificación presupuestaria que -indica la formación- «dio oxígeno Agustín García Metola para llegar al final de la legislatura». Ello -indican- gracias a la «inestimable ayuda del PP y a la buena sintonía del alcalde y el presidente de La Rioja». Para la formación, este hecho confirma de que «hay mayorías distintas y la coincidencia ideológica del señor García Metola es más propicia al acuerdo con el PP que con una fuerza que tiene un programa sencillo pero muy claro como es la nuestra». «Ahora -opinan- estamos en tiempo de descuento y lo que toca es pensar en un presupuesto para 2019 que solucione problemas concretos y que esté abierto a la participación activa de todos los vecinos en su elaboración, como defendemos desde 2011 y que ha sido rechazado de plano por PP y PSOE».

El concejal no adscrito Carlos Barrón se plantea varias interrogantes: «Si este año tampoco se aprueban los presupuestos, ¿cómo van a pagar las nóminas de los funcionarios en el 2019 ante la subida realizada por el Estado si el capítulo de Personal es el mismo que este 2018?. ¿O, por ejemplo, cómo se va a cubrir la baja del tesorero por jubilación anticipada si en los Presupuestos prorrogados del 2015 no se contemplaba la plaza de tesorero?».

Más