La polémica cambia de casa

Edificio número 22 de la calle Pinar, en el casco antiguo. /Javier Albo
Edificio número 22 de la calle Pinar, en el casco antiguo. / Javier Albo

El inmueble de la calle Pinar 22 enfrenta a Gobierno y oposición

Javier Albo
JAVIER ALBOSanto Domingo

Derribada la casa en ruinas de la calle Mayor, la polémica se traslada ahora al número 22 de la calle Pinar, otro inmueble que añade a su precaria situación el haberse convertido en un foco de insalubridad que sufren a diario los vecinos del entorno por una plaga de palomas que campan a sus anchas por el lugar y lo llenan de excrementos.

El alcalde, Javier Ruiz, informó recientemente de que «en breve podremos resolver satisfactoriamente este expediente», del que recordó que «lleva pendiente desde la legislatura en la que gobernaba el PP, incluido Carlos Barrón». También indica que «lo que empezó siendo un procedimiento de ejecución para resolver un problema de salubridad se ha convertido, por abandono, en un edificio a demoler, porque ya corre peligro la seguridad e integridad del mismo».

Barrón, portavoz ahora de Muévete Santo Domingo (MSD), corrige al alcalde: «Empezó siendo una iniciativa particular de declaración de ruina. En cinco meses se realizó todo el expediente y cuando llegó a Patrimonio fue cuando hubo el cambio de Corporación», de la que recuerda que formaban parte el propio Javier Ruiz y Beatriz Salas. «Fueron ellos quienes no siguieron con el procedimiento iniciado y, por no hacerlo, se creó el problema de salubridad», acusa el edil, que añade: «El equipo de Gobierno socialista es el mismo que no contesta a los más de cuatro escritos de los vecinos y el que en cuatro años y cinco semanas sigue sin resolver el problema y además lo agrandan».

El PP considera de un «cinismo infinito» que se responsabilice a su grupo de la situación actual. «El expediente de ruina se inició con nosotros, pero la inacción del PSOE ha hecho que se convierta en un problema aún mayor, convirtiéndolo, además, en un foco de insalubridad para todos los vecinos», indica el portavoz David Mena que, en relación con el derribo de la calle Mayor, considera «indignante y digno del club de la comedia que haya salido a los medios de comunicación poniéndose la medalla». Barrón, por su parte, atribuye la demolición del inmueble a la moción que presentó en el pleno.