El pleno rechaza llamar Gustavo Bueno al edificio del Corregimiento

La Corporación durante el pleno ordinario de noviembre celebrado anoche. :: F. D./
La Corporación durante el pleno ordinario de noviembre celebrado anoche. :: F. D.

El concejal Carlos Barrón presentó cuatro mociones que no fueron aprobadas en una sesión que finalizó de forma tensa

F. DOMÍNGUEZ

El pleno ordinario correspondiente al mes de noviembre en Santo Domingo de la Calzada no llegó a durar ni una hora, dado que en el orden del día no se contemplaban más asuntos que los preceptivos de este tipo de sesiones. No obstante, en el capítulo de ruegos y preguntas el concejal de IU, Jorge Sánchez, estuvo a punto de hacer 'un Rufián', ya que el alcalde, Agustín García Metola, le llegó a llamar por cuatro veces la atención, habiéndole advertido tras el segundo aviso que un tercero podía acarrearle la expulsión del salón consistorial. Llegada esa tercera admonición, el presidente de la Corporación le señaló que no le expulsaría, «que es lo que usted quiere» y aún le llegó a amonestar una vez más.

Todo ello sucedió porque a la hora de plantear un ruego, Sánchez le pidió al alcalde que «sea más democrático de lo que es», acusándole de aprovechar que estaba de vacaciones para convocar un pleno extraordinario. A la hora de responder, García Metola intento explicarle que dicho pleno se había convocado previa consulta en comisión, a la que tampoco asistió el edil de IU, señalándole que «ni en Secretaría ni en Alcaldía se sabía que usted estaba de vacaciones». Todo ello ocurrió en medio de interrupciones por parte del edil y tras advertirle el alcalde que él le había escuchado sus argumentos sin interrumpirle en ningún momento. Al final, la cosa no pasó a mayores.

Aunque sin debate, también ocuparon una parte de la sesión las cuatro mociones de urgencia presentadas por el edil no adscrito, Carlos Barrón, que solo contaron con el respaldo del concejal de IU. La primera pedía instar al Gobierno de La Rioja a que se diese el nombre de José Antonio Valderrama Leiva (practicante calceatense ya fallecido) al centro de salud local.

La segunda proponía a la Corporación denominar el edificio del Corregimiento, recientemente rehabilitado, como Corregimiento y Cultura Gustavo Bueno Martínez. Una tercera proponía plantear al Gobierno regional «la urgente implantación del servicio de monitorización ambulatoria de presión arterial en el centro de salud» y que los grupos políticos en el Parlamento regional también lo apoyasen. La última también iba dirigida a instar al Gobierno riojano, para que contrate un conserje para el colegio Hermosilla.

 

Fotos

Vídeos