«Mejor despedida que la mía no la va a tener nadie»

Agustín García Metola. :: albo/
Agustín García Metola. :: albo

El primer edil lanzó ayer su último cohete festero, puesto que se retira de la política activa al final de la legislatura. «Me llevo una buena mochila», afirma Agustín García Metola Alcalde de Santo Domingo de la Calzada

Javier Albo
JAVIER ALBOSanto Domingo

Agustín García Metola lanzó ayer su último cohete de fiestas como alcalde.

-¿Ha sido un momento más especial, si cabe, que otros años?

-Muy emocionado, y más porque abajo, entre la gente, estaba mi nieto. Como siempre, he sentido satisfacción, orgullo... También ha sido un «hasta siempre». Mi intención es seguir viviendo aquí, dedicarme a la familia, a la lectura, escribir... Y, sobre todo, intentaré no perder la calle, porque he sido siempre un hombre de contacto con los vecinos, con los alumnos cuando trabajaba en el instituto... Son emociones encontradas, porque eres consciente de que todos los caminos tienen un final, pero creo que la labor ha sido buena y que me llevo una buena mochila, con sus errores y cosas que se han quedado en el morral. Satisfecho.

-Eso de «¡Calceatenses, amigos!», ¿es cosa suya o lo tomó prestado de algún alcalde anterior?

-Mía, sí. En el año 2003, en mis primeras fiestas de septiembre, me salió ese llamamiento y cuando vi la respuesta que da la gente pensé: éste es el grito. Lo he lanzado en todas las ocasiones que he tenido la oportunidad de disparar el cohete festero, que han sido doce años, tanto en mayo como en septiembre. Siempre tiene una gran respuesta. La gente desea fiesta y una forma de participación en ella es unirse al cohete y a las palabras, que son siempre muy breves.

-¿Es este el momento más feliz de un alcalde?

-Es un buen momento. Este año tengo que reconocer que está siendo muy especial por la celebración del Milenario y todos los acontecimientos que hemos vivido. Hemos tenido dos pregones: el del Milenario y el de fiestas; hemos tenido muchas actuaciones y situaciones en torno a los restos de Santo Domingo de la Calzada, a rehabilitaciones de nuestro patrimonio civil y religioso... Es un buen poso. He sido 'rehabilitador', porque me ha preocupado mucho la rehabilitación del patrimonio local, y, aunque en este caso no ha dependido de mí, por ejemplo con la cripta del Santo se ha conseguido algo novedoso, que podrá gustar más o menos, pero es creador: no solo se ha recuperado la cripta, sino que se ha creado una obra de arte del siglo XXI, de un maestro donde los haya como Rupnik. La vivencia esta siendo extraordinaria. Mejor despedida que estoy teniendo como alcalde con toda esta serie de acontecimientos no la va a tener nadie. En algunos no se me escapan las lágrimas porque aguanto el tipo.