Humildes pero honrados

Una mujer devuelve una cartera que halló con 900 euros

J. ALBO

Tiempos convulsos para las conciencias, sobresaltadas un día sí y otro también por los escándalos de corrupción, el envilecimiento o la podredumbre ética, especialmente grave cuando sus protagonistas son aquellos en los que muchos han depositado su confianza y de los que se supone la obligación de ejemplarizantes, adjetivo que torna en vergonzante llevados por la avaricia, en muchos casos cuando ya lo tienen todo, menos la decencia.

Y, al otro lado, la gente de a pie: sencilla, humilde pero honrada, que con sus gestos insuflan oxígeno a la esperanza y contrarrestan esa otra bajeza donde el afán de lucrarse sepulta cualquier otra consideración ética o moral. Ejemplos positivos de ellos hay muchos, todos los días, aunque la inmensa mayoría de las veces no ocupan grandes titulares y, es más, pasan desapercibidos.

En Santo Domingo de la Calzada han ocurrido dos casos de esa honradez puesta en solfa. Uno, el pasado 5 de junio, cuando una mujer marroquí de 32 años acudió a la Jefatura de Policía Local para entregar una cartera que se había encontrado en la calle. En su interior, uno tras otro en billetes de 50, el agente que la atendió contó hasta 900 euros. Su dueño, un albañil residente en Navarrete, no salía de su asombro cuando supo que alguien había devuelto su cartera con tal cantidad de dinero. Desde la Policía Local refieren que contactó con la mujer y que quedaron, seguramente para darle una propina como agradecimiento.

En octubre, una vendedora del mercadillo entregó a la Policía una cantidad de dinero no reclamada aún

¿Cuánto? Queda entre ellos dos, aunque estos supuestos están recogidos por la Ley, que para cantidades superiores a 12 euros establece una gratificación equivalente a la vigésima parte. Del mismo modo, está estipulado que si el dueño no aparece en el plazo de dos años, el dinero se lo queda el hallador.

Esto último aún podría ocurrirle a la vendedora del mercadillo de Santo Domingo de la Calzada que el pasado mes de octubre se encontró una cantidad considerable de dinero que la Policía Local prefiere no decir para no dar pistas, dado que no ha sido reclamado aún. Dinero suelto sin más que bien pudiera haberse guardado y nadie hubiera sabido de él pero que prefirió devolver.

La obligación de devolver

Además de un acto de honradez, devolver objetos o dinero encontrado en la calle es una obligación contemplada en el Código Penal, en cuyo artículo 253 se indica que «serán castigados con la pena de multa de tres a seis meses los que, con ánimo de lucro, se apropiaren de cosa perdida o de dueño desconocido, siempre que en ambos casos el valor de lo apropiado exceda de 400 euros.

Si se tratara de cosas de valor artístico, histórico, cultural o científico, la pena será de prisión de seis meses a dos años». Entre otros muchos casos, en febrero del 2017 una mujer de 69 años fue detenida en Santander, acusada de un delito de apropiación indebida, por quedarse con 900 euros que había encontrado metidos en una funda en el suelo de un cajero automático.

Por tanto, encontrarse algo puede que no sea tanta buena suerte...

 

Fotos

Vídeos