García Metola no se plantea dimitir tras dejarle la oposición sin sueldo

Una imagen de archivo de un pleno de la Corporación de Santo Domingo de la Calzada. :: /Javier Albo
Una imagen de archivo de un pleno de la Corporación de Santo Domingo de la Calzada. :: / Javier Albo

«En la Alcaldía no ha cambiado nada, salvo que el Pleno deja sin sueldo a una persona que trabaja para la ciudad de forma exclusiva, 24 horas», dice

Javier Albo
JAVIER ALBOSanto Domingo

Agustín García Metola ha pasado de ser el cuarto mejor alcalde retribuido de La Rioja, con una percepción por su dedicación exclusiva de 42.209,44 euros brutos al año, a no cobrar nada, más allá de las dietas.

El regidor declinó ayer hacer declaraciones sobre la moción que el martes presentó el concejal no adscrito Carlos Barrón, apoyada por PP e IU, que le deja sin sueldo en los siete meses que restan de legislatura sobre la justificación de que ya cobrará como jubilado.

García Metola se limitó a decir que debe reflexionar «en frío» y que «la dimisión es algo que no me planteo en absoluto». Y añadió: «En la Alcaldía no ha cambiado nada, excepto que el Pleno ha decidido dejar sin sueldo a una persona que trabaja para la ciudad de forma exclusiva y 24 horas al día».

Según explicó, en estos momentos su prioridad se centra en el acto de presentación, mañana, de la obra de rehabilitación del Corregimiento. «Es la noticia más relevante del momento para toda la ciudad y los vecinos, ya que considero que es la obra más importante de esta legislatura para la juventud, la cultura y el turismo en la ciudad, con las repercusiones positivas que espero tenga de cara al Milenario», dijo.

La moción tuvo en contra al Grupo Socialista, pero no a todos sus ediles: las concejales Beatriz Salas y Susana Gómez se abstuvieron. Diario LA RIOJA quiso obtener ayer una explicación de su voto, sin éxito. Salas indicó que «no voy a hacer declaraciones sin hablar antes con el partido al que represento»; Gómez se despachó con «no voy a dar ninguna explicación».

Ellas no hablaron, pero sí lo hizo el portavoz del PP, David Mena, que se refirió a las «desavenencias ya públicas y guerras declaradas en el PSOE» y dijo que, «con esas dos abstenciones no nos podemos ni imaginar el ambiente enrarecido y de tensión que tiene que haber en ese Consistorio». El edil se refirió al equipo municipal como «gobierno de sainete».

Pillados por sorpresa

Carlos Barrón culminó el martes lo que ha venido demorando hasta ahora por unos números que no le salían, debido a las ausencias de ediles a los plenos. Ayer indicó que la última vez que estuvieron todos los del PP fue hace 5 meses, aunque Mena apostilló que «justo antes del verano ya hubo mayoría en el pleno más que suficiente para presentar la moción y no lo hizo, lo que desmonta la excusa que no se pudo hacer antes».

El caso es que el martes solo faltó el concejal David Marín, y el edil desembaló la moción. Agustín García Metola puso cara de póquer, pero la mayoría de los concejales no pudieron ocultar su sorpresa cuando leyó el enunciado. Tras el acelerón mental que supuso decidir en tan poco tiempo -«cuesta, cuesta», pensaba en alto Jorge Sánchez Bartolomé-, la oposición se decantó por suprimir el salario del alcalde, que antes había bromeado a Barrón: «Comprenderá que yo voy a votar en contra».

El concejal no adscrito indicó ayer que «no es admisible que sigamos teniendo en instituciones aparcados como en un 'cementerio de elefantes' a determinados políticos, que solo piensan en jubilarse en la política», y añadió que «era un clamor en la ciudad que el señor García Metola, una vez jubilado, debía percibir su prestación de jubilación y no cobrar de las ya bastante baqueteadas arcas municipales».

Barrón manifestó que «estoy de acuerdo en que cualquier trabajo debe remunerarse» y que «si se hubiese dedicado como debía a su trabajo, no habría problema. Los ciudadanos deben sentirse satisfechos con el dinero que se paga a un responsable político». Abundó en que «todos conocemos casos de nonagenarios que tienen mas ímpetu que el líder socialista, pero lamentablemente para Santo Domingo, en el PSOE no hay vigor político y su líder se ha apolillado. Muestra de ello -añadió- es que parte del Grupo Socialista no le respaldó y se abstuvo en la votación, lo que evidencia la fractura del PSOE».

La posición de IU

Por su parte, el 'popular' Mena, afirmó que IU «quedó retratada» en la sesión, algo que explicó en que la formación se abstuvo en septiembre del 2015 a la moción que presentó el PP, «que es cuando merecía la pena porque quedaba toda la legislatura», pero que «ahora, con vistas a las elecciones, cambia de criterio». Para el concejal, lo ocurrido el martes en el pleno es que «saltó por los aires el pacto IU-PSOE, y provocó lo que nosotros vaticinamos desde el principio, el inicio de una legislatura de inestabilidad absoluta que desemboca en precariedad y en un libreto en blanco toda la legislatura».

El edil de IU, Jorge Sánchez Bartolomé, manifestó que cuando un cargo público llega a la jubilación, «lo lógico es la renuncia al salario público y pasar a cobrar su pensión ganada de forma legítima». En su formación lo ejemplifica con Julio Anguita, Cayo Lara o Gerardo Iglesias.

«Es sorprendente que lo que debiera ser norma tenga tanta repercusión por ser excepción», dijo antes de incidir en que «el trabajo en las instituciones públicas tiene que estar reconocido y remunerado en igualdad con el resto de los trabajadores, sin privilegios ni taras».

Sánchez entiende que la moción de Barrón «responde a la oportunidad política y cercanía de proceso electoral», pero opina que la enmienda que IU añadió sobre los salarios de los cargos públicos «la llena de contenido político, como regla universal que marca un referente ético y político de cara al futuro en este ayuntamiento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos