Cita romera en Gallinero de Rioja

Imagen de la procesión con la imagen del Santo que ayer recorrió las calles de Gallinero de Rioja. :: Carlos Valgañón/
Imagen de la procesión con la imagen del Santo que ayer recorrió las calles de Gallinero de Rioja. :: Carlos Valgañón

Los calceatenses acudieron ayer al pueblo vecino para la primera de las seis romerías que celebrarán hasta octubre

Javier Albo
JAVIER ALBOSanto Domingo

No, los calceatenses no están todo el día de fiesta, pero lo cierto es que, desde que el 25 de abril arranca el ciclo festero, puede parecerlo. Hay, al menos, una cierta base para que el 'forastero' tenga esa sensación, alimentada por una relativa continuidad, después de las fiestas patronales, de unas cuantas citas que combinan pendones y estandartes, procesiones y/o comidas populares. Es un calendario que siempre comienza en Gallinero de Rioja, que antaño colaboraba con las fiestas del Santo, a las que aportaba los bueyes y la madera de encina para el 'Almuerzo del Santo'. Hoy, los bueyes han desaparecido casi del mapa (se traen de Guipúzcoa) y el gas ha sustituido a la madera, pero la gratitud se mantiene, fosilizada en esa costumbre que, cuando persiste, llamamos tradición.

Es una romería importante, como lo demuestra la participación en ella de la recién renovada cofradía del Santo, con sus priores, Óscar San Román y María Milagros Luzuriaga, a la cabeza; de la corporación, así como de gaiteros, danzadores, banda municipal de música y muchos vecinos, aunque ayer lo incierto del día no animó demasiado a ir andando.

El programa comenzó con misa y procesión, a la que siguió la degustación de chorizo, regado con vino, ofrecida por la localidad anfitriona a los visitantes. Los danzadores del Santo, que dieron el callo y sudaron la gota gorda durante las fiestas patronales, hicieron una exhibición.

Comenzó así el ciclo romero, que incluye 6 citas hasta el 13 de octubre.

La tradición mantiene la gratitud hacia el municipio que antaño prestaba los bueyes y madera de encina

Misa, procesión, reparto de chorizo y exhibición de danzas conforman el programa de costumbre