El alcalde confía en que la oficina de turismo abra sus puertas para el Milenario

Agustín García Metola y Francisco José Suárez. :: /Javier Albo
Agustín García Metola y Francisco José Suárez. :: / Javier Albo

García Metola anuncia que el Consistorio se reunirá con las asociaciones profesionales para tratar sobre la conmemoración

J. ALBO

El alcalde de Santo Domingo, Agustín García Metola, y el abad de la catedral, Francisco José Suárez, presidieron el jueves la segunda reunión abierta que se celebra sobre el Milenario y Año Jubilar.

En ella, el regidor anunció que está prevista una reunión con los presidentes de las asociaciones profesionales de la ciudad (comercio, hostelería, turismo, etc.) para abordar diversas cuestiones de la celebración. Se espera un flujo de visitantes «bastante mayor que el habitual» -dijo García Metola-, y, además de conocer qué pueden aportar estos colectivos a la conmemoración, se quiere aprovechar esta en términos de promoción. El Ayuntamiento desea que se convierta en una «muestra de calidad» de los servicios que ofrece; que cause buena impresión al visitante y que este sea un altavoz de sus bondades.

También el Consistorio va a tener que 'ponerse las pilas', le vino a decir el concejal del Grupo Municipal Popular, David Mena, que recordó que la oficina de turismo sigue cerrada desde octubre. García Metola indicó que se está terminando el proceso de costes, que es un requisito previo antes de la licitación, y confió en que «el servicio esté activo antes de que empiece el Milenario». También matizo, aunque reconoció que no es lo mismo, que desde el edificio del Corregimiento ya se brinda en la actualidad algo de información turística sobre la ciudad.

El regidor indicó, además, que a principios de marzo entrará en funcionamiento, dentro de la página web municipal, un apartado denominado 'Milenario' que ofrecerá un calendario en el que figurarán los actos organizados, de forma que puedan consultarse y evitar con ello, en la medida de lo posible, que se solapen unos con otros.

También indicó, respecto a una interpelación sobre el cierre del casco histórico al tráfico rodado durante la vigencia de la celebración, que por la noche estará abierto; que los vehículos sanitarios están autorizados para entrar en cualquier momento y que, ante una emergencia o necesidad perentoria, llamando a la Policía Local esta puede bajar los bolardos desde el lugar en el que se encuentren los agentes, con su teléfono móvil.

La reunión se saldó con menos asistentes que la primera y pocas intervenciones por parte del público. Su duración prevista era de una hora como máximo, pero terminó bastantes minutos antes.