En Las Abejas, como en octubre

Procesión por los alrededores de la ermita de Las Abejas, que el domingo volverá a recibir a los calceatenses./Javier Albo
Procesión por los alrededores de la ermita de Las Abejas, que el domingo volverá a recibir a los calceatenses. / Javier Albo

La meteorología restó afluencia a la cita organizada por la cofradía de San Isidro

Javier Albo
JAVIER ALBOSanto Domingo

Más parecía el tiempo propio de la romería a la ermita de la Mesa del Santo, allá por el 13 de octubre, pero no, ayer era 11 de junio, martes de Pentecostés para más señas, y lo que tocaba era ir a Las Abejas. Al menos no llovió durante el grueso central de los actos -sí lo hizo después-, de modo que estos pudieron llevarse a cabo con normalidad, aunque, eso sí, la afluencia un tanto diluida por la meteorología de un día gris y fresco, que de madrugada había llevado nieve al gigante de La Rioja.

Decenas de personas secundaron la tradicional cita, organizada por la cofradía de San Isidro, primera de las dos que tendrán lugar esta semana en el templo que se levanta en los confines del término municipal. En tal día como el de ayer hunde sus raíces la romería que se celebrará el próximo domingo, de la Santísima Trinidad, mucho más popular al tratarse de una jornada festiva y repartirse en ella las demandadas lentejas con oreja de lechón, que resuelven la comida del día y articulan muchos encuentros familiares y amistosos.

Ayer tocaba patatas a la riojana, que las cocineras de rigor prepararon con el mimo de siempre, aunque en una cantidad algo inferior, en vista de la menor afluencia, a la de todos los años: unos 90 kilos. Y aún así seguro que sobraron, pues más allá de la comida de confraternización que celebra la cofradía de San Isidro, con los priores Gregorio Domingo Sáez y María Teresa Gómez a la cabeza; representantes del Ayuntamiento y hospital del Santo, entre otros invitados, solo se vio una mesa ocupada.

Su reparto tuvo lugar después de los actos de costumbre: la misa en la ermita, cantada por la coral del Hospital del Santo, que es propietario del templo; una procesión con las imágenes de San Isidro y la Virgen de las Abejas, y el reparto de pan, chorizo, habas tiernas y cebolleta, regado con vino a porrón. El domingo, más. Y bastante más calor.