Calderilla bajo las escaleras

Desmontaje de las escaleras realizado hace una semana. Ya se están montando las nuevas. :: /
Desmontaje de las escaleras realizado hace una semana. Ya se están montando las nuevas. ::

Una moneda de 1877 aparecida bajo los peldaños de la casa de la cofradía da pistas sobre la evolución del inmueble

JAVIER ALBO

Calderilla bajo la escalera. Eso es lo que apareció la semana pasada al desmontar los escalones con más carga tradicional de Santo Domingo de la Calzada -los de la casa de la Cofradía del Santo-, por aquello de que por ellos descienden en fiestas prioras y doncellas, rumbo a la procesión.

Los trabajos para sustituirlos, que se realizaron bajo la supervisión del arqueólogo Pedro Álvarez Clavijo, depararon, además de bastante información sobre la evolución del inmueble, una moneda de 5 céntimos del año 1877, de Alfonso XII, enterrada entre el relleno de la escalera.

La aparición de este 'cobre', de uso cotidiano en su época y poco valor numismático actual, es meramente anecdótico, aunque a los arqueólogos, este tipo de descubrimientos les aporta luz para desentrañar el contexto enterrado. «Lo que interesa es que ha aparecido en el relleno que había debajo de los peldaños de piedra, lo que nos indica que ha habido una reforma de esa escalera en algún momento a partir de 1877. En este caso, como solemos decir los arqueólogos, las piezas son importantes por la información que nos aportan, no tanto por su valor en sí mismas», señaló Álvarez Clavijo. Otro tanto vale para un trozo de lapicero aparecido en el mismo sitio, cuyo estado sirve para datar aproximadamente las intervenciones realizadas en esa misma parte del inmueble, que es del siglo XVI.

Durante tan largo periodo de tiempo el edificio ha ido cambiando. Por ejemplo, la aparición de un empedrado bajo la escalera da a entender que en algún momento de su historia el acceso a la parte superior del edificio se realizaba por otro sitio, hizo notar el arqueólogo. También se ha podido saber que antiguamente hubo otra puerta en el margen izquierdo de la actual. De ello dan testimonio algunas pistas aparecidas en el transcurso de las obras, como el corte de la sillería de una jamba más antigua que ya no existe, los tramos de escalera modificados y otros restos que hablan, también, de la relación del edificio con los de los laterales.

La base sobre la que se sujetaban los peldaños de estaba formada por canto rodado, arena y cal, y algún fragmento de ladrillo. Pero también ha aparecido algún fragmento de escalón roto, iguales que los que había, de la misma moldura, lo que nos indica que han utilizado material de derribo.