San Román rememora en sus calles la tradición de la matanza del cerdo

Chumarreado del cerdo en la Moraga de San Román. :: p. h./
Chumarreado del cerdo en la Moraga de San Román. :: p. h.

Las Jornadas de la Moraga concluyen hoy con una sesión didáctica del despiece del gorrín y un aperitivo

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGO

San Román de Cameros rememoró ayer, como acostumbra cada año a mediados de febrero, la matanza tradicional en las XXI Jornadas de la Moraga, organizadas por la Asociación Cultural Amigos de San Román de Cameros.

Esta costumbre, típica de los pueblos de la sierra riojana, pervive aún en algunas viviendas de la localidad. Y hoy como antaño continúa siendo motivo de encuentro. Antiguamente las familias se reunían en las casas para arrimar el hombro en la faena. Ayer la cita congregó a varias decenas de personas en la plaza de la Fuente bajo un sol primaveral que desdecía que aún el calendario mantuviera la hoja de febrero.

Resultó una buena ocasión y un inmejorable día para que los visitantes descubrieran las calles empedradas y llenas de encanto de este pueblo del Camero Viejo.

Las jornadas arrancaron a mediodía con la preparación del cerdo, que fue chumarreado, colgado y vaciado ante la mirada atenta de grandes y pequeños. Los jóvenes de San Román repartieron moscatel y pastas mientras tanto.

La mañana concluyó con una degustación de migas en el Centro Social, el pregón y la comida popular en el local de la Peña Los Linares. Durante la misma se sortearon lotes de jamón, chorizo y salchichones.

El evento vive hoy su segunda y última jornada. A las 13 horas tendrá lugar una didáctica del despiece del gorrín y una degustación de un aperitivo tradicional de la matanza.