Un respeto para el Valle del Oja

Un respeto para el Valle del Oja

Colectivos y formaciones políticas demandan una mejor gestión del medio natural

J. ALBO

Representantes de una quincena de asociaciones, colectivos y formaciones políticas se reunieron ayer en Ezcaray para tirar de las orejas a la Administración por su gestión en el medio natural del valle del Oja. De fondo, la 'limpieza' del cauce de Ojacastro, sin que nadie mostrara oposición a sus motivos pero sí a las formas; en primer plano, una general demanda de «respeto» al patrimonio natural.

Gerardo Hernando, de 'La Toga Verde', pidió que no se ningunee a los ciudadanos y ayuntamientos. «El ejercicio de prepotencia desde la administración no es deseable, la opacidad tampoco ni justificar todas las actuaciones, por muy autorizadas que estén», dijo antes de conjugar en futuro el medio natural y denunciar su expolio: «El Oja es un sumidero de ineptitudes, errores, malentendidos y cuando todo eso se sucede de forma reiterada hablamos de negligencia, culpabilidad y, a lo mejor, hasta de dolo», manifestó.

El concejal de Medio Ambiente de Ezcaray, Tomás Santamaría, reconoció que «en Ezcaray tenemos desavenencias con las que se podría elaborar un listado extenso». Lo sabe bien Rodrigo Loma, coorganizador de Ultra Trail Picos de la Demanda y otros eventos deportivos, algo que cada vez -confesó- le resulta más complicado. «Se están cargando el monte y las sendas con la extracción de maderas y apertura de trochas», dijo.

Es algo con lo que se encuentran con frecuencia los montañeros, como Alfredo del Campo, del club Valdeminochi, que lamentó que «para entresacas, trochas y caminos nuevos son todo facilidades y ventajas, pero la Comunidad no nos da prácticamente ninguna ayuda para limpiar o recuperar pequeñas sendas». Mario Mendiola, por el club Sampol, aseguró que «se ven auténticos disparates», y otra voz experta, la del naturalista, Juan José Arguisjuela, abundó en que «las sendas forman parte ya del paisaje y la cultura del valle del Oja y están vilipendiándolas».

Alberto Loma, de la Sociedad de Caza y Pesca de Ezcaray, criticó que «como titulares de los aprovechamientos del monte no podemos realizar las actividades que queremos y a las que tenemos derecho». Habla de la sarna en los ciervos, «ante la que no se actúa», o de la afección de los bombeos a las especies piscícolas.

Kiko Garrido, secretario general de Podemos en La Rioja, indicó que la actuación en Ojacastro es «una piedra más en el desastre que está suponiendo la gestión del río Oja y la comarca», y abogó por la defensa del medio natural para mantener la población. Javier Villar, secretario de Cultura del PR, señaló que «estamos de acuerdo con que hay que limpiar», pero criticó la falta de información. Carlos Martín, por Defensa del Valle de Ezcaray, también criticó la ausencia de «una transparencia efectiva en la gestión forestal, ni en la sección de montes ni en el agua». Sergio Marín, de Equo-Verdes La Rioja incidió en los bombeos. «Se sabe lo que está pasando y se continúa, lo que evidencia un cúmulo muy fuerte de intereses económicos y la vida de un valle es mucho más serio que todo esto». En esta línea enmarcó la desaparición del visón europeo, gorriones y abejas de las riberas del Oja en Ojacastro.

Por contra, Santos Rubio, de los regantes de Ojacastro, se preguntó si «¿la seguridad y las propiedades de los vecinos no cuentan?», e indicó que el año pasado «no vi a nadie de los que está aquí levantar el dedo cuando nos quedamos sin agua por el bombeo que nos está secando el río».

La cita también fue secundada por 'Amigos de Ezcaray', 'Me Gusta Santo Domingo' y 'Salvemos el río Oja'.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos