Quinientos caminantes por el Valle de Ocón

La marcha en un camino de La Villa de Ocón. /Sanda Sáinz
La marcha en un camino de La Villa de Ocón. / Sanda Sáinz

Ayer se celebró la marcha que este año contó con la colaboración de ARSIDO

Sanda Sáinz
SANDA SÁINZ

La decimoctava marcha Pueblos de Ocón partió ayer, a las 9.30 horas, de La Villa con gran éxito de participación ya que se completaron las 500 inscripciones previstas y hubo quien realizó el recorrido por su cuenta al no tener plaza.

Constó de un trayecto de 17 kilómetros, aproximadamente, de dificultad media-baja, que incluyó los seis pueblos que forman el municipio de Ocón y por el despoblado Oteruelo. Finalizó en La Villa donde hubo una comida popular, animación musical y 'photocall'.

Durante la ruta, los caminantes tuvieron tres avituallamientos: en el embalse de San Julián (agua y fruta), la Alameda de Pipaona (bollo con chorizo con agua o vino) y el molino de viento (agua).

Se trata de un valle singular con un paisaje deslumbrante, al pie de sierra la Hez con elementos destacados como el citado molino de viento, diversas ermitas, fuentes y áreas de descanso, lavaderos tradicionales y lugares desde donde observar panorámicas de la zona. Esta actividad lúdica, no competitiva, pretende poner en valor los recursos del valle que forma parte de la Reserva de la Biosfera de La Rioja, además de ofrecer una jornada de ocio. Está organizada por la asociación cultural 'Villa de Ocón' y este año colaboró la Asociación Síndrome de Down La Rioja (ARSIDO) cuyo objetivo consiste en sensibilizar, normalizar y dar visibilidad a las personas con Síndrome de Down. La promoción corre a cargo de la Sociedad para el Desarrollo del Valle de Ocón y el patrocinio del Ayuntamiento.

Varios de los miembros de ARSIDO, de Calahorra y de Logroño, participaron en el corte de cinta junto a las autoridades locales. También realizaron el tramo entre las balsas y la Alameda de Pipaona.

Asimismo, se ofreció la posibilidad de visitar con guía el molino de viento y el trujal museo.

Respecto a los 500 participantes, la mayoría procedía de La Rioja Baja y ribera navarra. En esta edición se ha notado un aumento de caminantes de localidades de La Rioja Alta.