«Si queremos que el pueblo funcione hay que mantener el espíritu de Igeensis»

Nerea Jiménez./L.R.
Nerea Jiménez. / L.R.

La asociación podría desaparecer este año porque nadie toma las riendas tras concluir en diciembre el mandato de la junta directiva

Sanda Sáinz
SANDA SÁINZ

En diciembre se cumplieron los cuatro años de mandato de la junta directiva de la Asociación Cultural Igeensis y se celebró una asamblea para proceder a su renovación. No se presentaron candidaturas para coger las riendas del colectivo y, a día de hoy, todo sigue igual. Su última presidenta, Nerea Jiménez Hernández, alerta de que esta situación podría desembocar en la desaparición de Igeensis.

-¿Qué ocurrió en la última asamblea de la asociación?

-Que no se presentó ni siquiera público, estuvimos dos socios.

-¿Cuántas personas se requieren para integrar la directiva?

-Un mínimo de cinco para ocupar los cargos principales y luego varios vocales.

-¿En qué situación se encuentra en estos momentos Igeensis?

-Ahora está todo parado en espera de si alguien quiere seguir. En tal caso tendría que presentar candidatura a través del correo electrónico igeensis@gmail.com. Para que no desaparezca esta asociación mantenemos la cuenta bancaria durante un año. Y en caso de que continúe el problema, según los estatutos, habría que destinar el dinero a entidades con fines benéficos e Igeensis se disolvería.

«En la última asamblea no se presentó ni siquiera público, únicamente estuvimos dos socios»

-¿Qué actividades realizaba esta asociación a lo largo del año?

-La fiesta de San Antón y la matanza que este año se ha reducido a los actos de la cofradía. El carnaval que también se ha visto mermado. Igeensis llevaba el peso de buena parte de los actos de las fiestas de la juventud de mayo, actos que peligran igualmente al no haber nada previsto. El agosto cultural era otra cita destacada, los fines de semana de todo ese mes. Las degustaciones en fiestas. El programa 'Bienvenido Otoño' que incluía diversas actividades (como las jornadas micológicas) durante los fines de semana de octubre y noviembre. El bingo solidario de Navidad. Además de la publicación y venta de álbumes de fotografías actuales y antiguas de Igea (hicimos dos con sus correspondientes exposiciones) y otras iniciativas puntuales a lo largo del año.

-¿Tiene algún mensaje para los vecinos de cara a solucionar este problema?

-Es difícil colaborar y el problema es que la gente se acostumbra a que le den todo hecho pero si queremos que el pueblo funcione hay que involucrarse y seguir promoviendo actividades. Esto se debe hacer con ilusión y energía, con ganas de realizar eventos para mantener vivo el espíritu de Igeensis y por Igea, porque beneficia a todos. En mi caso he cumplido un ciclo, cuatro años como presidenta y he estado muchos años vinculada anteriormente a la asociación pero por cuestiones laborales no puedo seguir. Es necesaria una renovación, un impulso para que Igeensis no desaparezca.