PSOE y UP de Lardero califican de «vergonzantes» las liberaciones de PP y Cs

Una mujer graba la sesión plenaria con una tableta. :: D.M.A./
Una mujer graba la sesión plenaria con una tableta. :: D.M.A.

El socialista Jaime Calvo critica un aumento del 114% que el alcalde no reconoce, ya que solo lo cifra en 7.018 euros

DIEGO MARÍN A.

El equipo de Gobierno de Lardero formado por PP y Cs se encontró en el pleno municipal celebrado ayer con una firme oposición representada por el PSOE, que votó en contra en la mayoría de los puntos del orden del día, mientras que la concejal del PR+, Raquel Cabrera, se abstuvo en varios y la edil de UP, Laura Bravo, fue la única que apoyó a los regidores en la no delegación a la junta de cuestiones referentes al pleno. Los socialistas, encabezados por Jaime Calvo, objetaron incluso en el primer punto, la aprobación del acta de la anterior sesión, que habitualmente resulta un trámite, exigiendo que se reflejase en la misma que la concejal de Cs, Marta Gómez, había votado dos veces (por error) en el pleno de investidura que otorgó la Alcaldía al popular Manuel Vallejo, logrando que se recogiera la incidencia en el documento.

En cuanto a lo demás, PSOE y UP mostraron su preferencia por que los plenos sean mensuales y no bimensuales, como se aprobaron, para celebrarse los últimos miércoles de los meses impares, y tanto Calvo como Bravo señalaron «erratas» y «errores de transcripción», como los justificó el alcalde popular, Manuel Vallejo, en la composición de las comisiones. Cabrera y Bravo señalaron, además, que en ningún órgano externo hay como representante de la Corporación una mujer y Calvo criticó que no haya representación de la oposición. «El reparto está justificado por la representación de los concejales», expuso el alcalde.

El debate adquirió intensidad cuando se habló de las asignaciones económicas. Primero en lo referente a las que recibirán los grupos políticos municipales, 700 euros mensuales fijos más 150 por cada edil. «Nos parece desproporcionado», declaró Bravo. «Es más o menos ajustado», opinó Cabrera. Y Calvo propuso que fuera «proporcional al número de concejales» para que resultara «más equitativo» pero Vallejo se negó: «Sería injusto marginarles así».

Con las liberaciones propuestas de seis ediles a media jornada percibiendo el alcalde 25.986 euros brutos anuales, Marta Gómez como teniente de alcalde, 24.984; y Marta Elguea, Isabel Barceló (PP), Eva María Guerreros y María Teresa González (Cs), 21.996; se abrió la caja de los truenos. «Vergonzante», calificó Bravo, mientras Cabrera atacó a Cs: «Con sus promesas incumplidas podríamos pavimentar la plaza». Calvo criticó que «el incremento de un 114% en los sueldos es una vergüenza» y denunció que «es una compra de la Alcaldía». Vallejo, por su parte, defendió que el aumento es de 7.018 euros, «un 52% de la asignación máxima, lo siento, no me sale el porcentaje del 114%».