La presa de Enciso está en disposición de iniciar su plan de puesta en carga

Finalizada la obra civil e implantado el plan de emergencias, la presa de Enciso ya puede comenzar sus pruebas de llenado. /Ernesto Pascual
Finalizada la obra civil e implantado el plan de emergencias, la presa de Enciso ya puede comenzar sus pruebas de llenado. / Ernesto Pascual

La CHE finalizó ayer la implantación del plan de emergencia, dando paso a su llenado escalonado previsto a lo largo de dos años

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Finalizada la obra civil este verano, con su pared de 103 metros de altura cortando el valle, la presa de Enciso quedaba a expensas de contar con el plan de emergencia para iniciar sus pruebas de llenado. Y ese paso se dio ayer en Arnedo, avanzando hacia su próxima explotación.

Representantes de la Confederación Hidrográfica del Ebro, de los servicios de Protección Civil de La Rioja y Navarra, y de sendas delegaciones del Gobierno compartieron ayer con los ayuntamientos de la zona una jornada divulgativa que sirvió para cerrar la implantación del plan de emergencia de Enciso. Así da paso a que se inicie su puesta en carga.

Celebrada en el salón del Centro Tecnológico del Calzado, los ponentes de la jornada informaron a los representantes de los ayuntamientos del protocolo a seguir ante emergencias relacionadas con el embalse y el funcionamiento de los sistemas de alarma instalados en distintos puntos del transcurso del valle del Cidacos, «cumpliendo todos los requisitos técnicos y legales de la infraestructura», según subrayó la CHE en una nota. «Este acto es preceptivo en todos los planes de emergencia y reúne a representantes de los municipios cercanos y de otras administraciones con infraestructuras en el entorno del embalse para explicar los protocolos y el funcionamiento de los sistemas de alarma», describía la CHE en su nota.

Se ha equipado una sala de emergencia, sistemas de comunicación con la CHE y Protección Civil y 5 sirenas

En su implantación, se ha equipado una sala de emergencia, instalado medios de comunicación de la presa con el centro de control de la CHE y Protección Civil y sistemas de alarma, además de cinco sirenas en el cauce del río Cidacos.

Tras una inversión de 91 millones de euros, los cálculos de los técnicos de la CHE pasan por un período de dos años para estas pruebas de llenado y de estudio del comportamiento de su pared y de las laderas que la acogen. Si todo avanza según lo previsto, la infraestructura podrá entrar en funcionamiento a plenitud para su explotación.

«La operatividad estará condicionada por el plan de emergencia, que prevé la velocidad de llenado para comprobar la versatilidad del vaso y de la pared. Hay que escalonar las paradas de llenado para evaluar el comportamiento estructural, algo que llevará no menos de dos años», explicaba este verano a este periódico el director de la obra, Ramón Lúquez, apuntando que las aportaciones de lluvia y nieve influirán en ese ritmo.

 

Fotos

Vídeos