Pradejón se convierte en museo al aire libre

La última obra, realizada esta semana por el artista Suso33, sobre la creación y crecimiento de Pradejón. :: s.s.j./
La última obra, realizada esta semana por el artista Suso33, sobre la creación y crecimiento de Pradejón. :: s.s.j.

El artista madrileño Suso33 ha realizado la última obra mural en el casco urbano, que trata sobre el crecimiento del municipio

SANDA SAINZ

Pradejón dio ayer un paso más en su iniciativa por convertirse en un gran museo muralista. El artista madrileño Suso33 se encargó desde el martes de plasmar en una fachada de la plazoleta del antiguo estanco una representación de 'la creación y el crecimiento del pueblo'.

Le gustaron tanto las diversas posibilidades que ofrece el casco urbano que pidió realizar más representaciones, por lo que el Ayuntamiento solicitó permiso a varios vecinos y Suso33 continuó en otras paredes, en las que en un principio no estaba previsto hacerlo, aprovechando las singularidades de las mismas.

Se trata de un trabajo en altura, para el que se sirvió de un brazo telescópico. «Primero se lleva a cabo una labor de estudio analizando el concepto, las medidas y la idea. Luego hay que comprobar el lugar, la accesibilidad. Es algo previo que no se ve», comentaba Suso33.

Entre el martes y ayer miércoles plasmó su proyecto en una fachada de Pradejón. Ayer también llevó a cabo la ampliación de su propuesta por diversas calles del pueblo.

«Me gustó la calidad de las texturas de las paredes. Aparte de intervenir en la calle principal, he hecho otras dispersas, relacionadas pero no tan explícitas, para que la gente vaya buscándolas. Están más desvanecidas y aprovecho las texturas para transmitir la idea del paso del tiempo», indicó el artista, que utiliza pintura plástica, pintura en espray con aerosol y cepillos de púas para raspar.

Obras realizadas

La primera intervención mural en la localidad tenía como protagonista al champiñón, la realizó la empresa riojana Globartia (Carlos Corres y Carlos López) en el 2014. Después, ellos mismos hicieron 'la fuente vieja'. La tercera trata sobre multiculturalidad y fue obra del cántabro 'Okuda'. El bielorruso Andrei Busel firmó dos composiciones religiosas de la Virgen. Jorge Ochagavía (riojano afincado en Barcelona) plasmó la historia vitivinícola en un parque infantil de Pradejón y el portugués Edis One fusionó en cuatro pequeñas intervenciones los hongos con las redes sociales y las nuevas tecnologías.

La propuesta de Suso33 no será la última de este año. Según informó el edil Alberto Cordón, en mayo, dentro del programa de la feria Fungitur unos artistas barceloneses mostrarán refranes y frases antiguas del pueblo en latas pintadas dispuestas en las paredes. También hay otro proyecto que se está estudiando, pero en lugar de en muros se realizaría en puertas.

Más