Pedaladas con panorámicas

El alcalde y la concejala de Juventud y Deportes dan la salida en la plaza de España. :: fernando díaz/
El alcalde y la concejala de Juventud y Deportes dan la salida en la plaza de España. :: fernando díaz

En una mañana fría, la localidad de Lardero celebró ayer su octava Cicloturista Ruta de los Miradores

P. HIDALGO

Aunque hizo fresco, un grupo de unas 90 personas no excusó ayer su presencia en la octava Cicloturista Ruta de los Miradores de Lardero, organizada por el Ayuntamiento de esta localidad con la colaboración del Club Ciclista La Cigüeña y Vending Lardero.

La cita concitó algo menos de participación que otros años al coincidir en la misma fecha con otros eventos deportivos como la maratón Ciudad de Logroño o la Marcha Hoyos de Iregua. Aunque no faltó el mismo buen ambiente de otras ediciones. No en vano, la Ruta de los Miradores no tiene un carácter competitivo, sino que se trata de una actividad que invita a la práctica del deporte de la bici; pero además a disfrutar de una jornada de convivencia en familia y a contemplar los paisajes que rodean Lardero. Por eso, muchos de los que se subieron al sillín eran niños.

El grupo partió a las 10 horas de la mañana de la plaza de España para tomar el camino de Castilseco y llegar al mirador del monte La Pila, donde pudieron admirar unas vistas de La Grajera y de su campo de golf.

Luego, y reemprendiendo el regreso al casco urbano, coronaron el mirador de Cuatro Cantos, el más elevado de los tres situados en el término de Lardero. Desde este cerro otearon las peñas de Islallana, la sierra del Moncalvillo, divisaron el valle del Iregua y avistaron el perfil del municipio de Entrena.

Además, hicieron la parada más reposada del itinerario para degustar el preñao que se sirvió como avituallamiento y que ayer, con las bajas temperaturas, al estar calentito entró como nunca a los cicloturistas.

Tras reponer fuerzas, los participantes se dirigieron hacia el mirador de las Bodegas, desde donde pudieron obtener vistas a 360 grados (se ve la ciudad de Logroño, la zona de Navarrete y nuevamente el valle del Iregua).

Con la retina bien provista de imágenes de los campos y paisajes que rodean Lardero, los participantes enfilaron el regreso a la plaza de España, donde finalizaron estos 12 kilómetros de recorrido.

La ruta concluyó hacia las 12.30 horas. Algunos de los cicloturistas se marcharon a casa a descansar y a otros aún les dio tiempo de tomar el vermú.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos