Un paseo entre montañas

La Travesía Sierra de Cantabria, que cubre un recorrido de 41 kilómetros, alcanza este sábado su 28 edición

I. G.

Cuando todavía está muy presente en la zona la polémica por el nombre de los montes que se prolongan desde Labastida hasta Lapoblación, se celebra este sábado la vigésimo octava edición de la Travesía Sierra de Cantabria.

Se trata de un evento muy consolidado dentro del programa deportivo, cultural y social de Rioja Alavesa, que surge de la colaboración de dos clubes de montaña, el Palomares y el Basati de Rioja Alavesa, con la Cuadrilla de Laguardia y el Ayuntamiento de Lanciego.

LOS DATOS

uDenominación
XXVIII Travesía Sierra de Cantabria.
uRecorrido
Los marchadores deberán completar un trayecto de 41 kilómetros, con un ascenso acumulado de 2.675 metros. En su mayor parte, la cita discurre por terreno escarpado y con crestas.
uHorarios
A las 7 horas los autobuses partirán desde Lanciego y Labastida y una vez allí arrancará un camino que está previsto que se cubra, de media, en diez horas.

Está previsto que la actividad comience a las 7 horas con la salida de cinco autobuses desde el frontón nuevo de Lanciego con rumbo a Labastida. Una vez allí, los participantes arrancarán la marcha andando e iniciarán su asalto a los 41 kilómetros de recorrido, en su mayor parte por terreno escarpado y con crestas. De hecho, desde la organización se avisa: «El terreno por el que discurre es, a menudo, abrupto y con crestas aéreas en las que hay que trepar y usar las manos; hay muy poco recorrido por pista cómoda». De igual manera, se recomienda tener experiencia en la montaña y no sufrir vértigo.

El parque de San Ginés es el punto de partida de la marcha a pie y después los participantes transitarán por lugares reconocidos de la sierra como el Toloño, el puerto de Rivas de Tereso, Atxabal, Cocinas, la Fuente Norte del puerto de Herrera, Escamelo o el Castillo de Vallermosa. Así se irá completando una larga lista de enclaves hasta alcanzar Cripán y, por último, Lanciego.

En total, los participantes afrontarán un ascenso acumulado de 2.675 metros y durante el recorrido se establecerán cuatro puntos de avituallamiento: Herrera, Laziturr, Puerto Toro y Fuente del Nacedero de Cripán. En todos ellos se repartirán diferentes alimentos y bebidas para que los marchadores puedan recuperar fuerzas.

La organización recomienda llevar agua, pantalón largo y gorra y las previsiones apuntan a que los participantes invertirán una media de diez horas en completar el trayecto, estableciéndose como límite 13 horas.