El resalte de la calle Garrán de Nájera se transformará en una suave rampa

El alcalde, Jonás Olarte, sobre la rampa a suprimir. :: F. D./
El alcalde, Jonás Olarte, sobre la rampa a suprimir. :: F. D.

FÉLIX DOMÍNGUEZ

El Ayuntamiento de Nájera acometerá a partir de lunes la subsanación de un problema existente para los peatones en la calle Constantino Garrán en su intersección con la calle San Prudencio. Según explicó el alcalde, Jonás Olarte, «hay una pequeña barrera arquitectónica, con el suelo a doble altura, y hemos tenido algún susto e incluso alguna caída, por lo que hemos decidido que debemos suprimirlo antes de que ocurra alguna desgracia».

Se trata de una situación en el vial que conduce desde la calle Mayor a la puerta de entrada al Monasterio de Santa María la Real, una zona de mucho tránsito de vecinos y visitantes, «con un desnivel de unos 15 centímetros», que será eliminado. Según explicaba Olarte, «se desmontará en una superficie de unos dos metros en dirección a la calle Mayor, y se va a rebajar el bordillo a modo de rampa suave». Como solución provisional, ahora se había pintado una raya de color amarillo a lo ancho del bordillo, con el fin de hacerlo más visible, pero el primer edil considera que «no es una solución para el Casco Antiguo».

Los trabajos, con un presupuesto de unos 400 euros, serán realizado por la brigada de obras y consistirán en «picado y desescombro de unos 12 metros cuadrados, y una profundidad de 25 centímetros, para hormigonar y colocar baldosa como la existente», indicó el alcalde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos