«Las primeras vueltas con mi hijo en brazos; eso es algo que se queda grabado para el resto de mi vida»

«Las primeras vueltas con mi hijo en brazos; eso es algo que se queda grabado para el resto de mi vida»

El edil asegura que como más le gusta vivir las fiestas es como najerino, sumergiéndose en las vueltas como uno más y dispuesto a pasarlo lo mejor posible

Félix Domínguez
FÉLIX DOMÍNGUEZNájera

Recién revalidado su mandato como alcalde de Nájera, Jonás Olarte se dispone a vivir unas fiestas de San Juan y San Pedro nuevas como máximo mandatario de la ciudad, aunque como él mismo mantiene, como más le gusta vivirlas es como najerino, sumergiéndose en las vueltas como uno más y dispuesto a pasarlo lo mejor posible.

- ¿Cómo afrontará las fiestas tras haber sido investido de nuevo como alcalde, serán especiales?

- Hombre, van a ser especiales porque volver a estar al frente del Ayuntamiento junto a mis compañeros es motivo de orgullo y también de responsabilidad. Las voy a vivir como un najerino más que le gustan las vueltas, que es de San Juan y San Pedro, y que cuando se acercan estas fechas todos estamos esperando que lleguen.

- Pero, ¿cree que serán especiales después de semanas de tensión con tantas elecciones de por medio, un desahogo?

- No sé si serán un desahogo o estaré influido por tantas cosas que tenemos en la cabeza de cara a la labor de gobierno que nos espera. Es verdad que han sido unas fechas de mucha presión, pero estoy con ganas de que lleguen las fiestas para relajarme un poco.

- ¿Qué recuerdos tiene de estas fiestas cuando era un niño?

- Sobre todo de vivirlas con los amigos, de estar esperando que llegasen, ir preparando las camisetas, pintarlas, y con esas ganas de que llegasen, ganas que las sigo teniendo como cuando era niño porque cuando se acercan vas sintiendo ese gusanillo por dentro.

- ¿Cambiaron mucho las sensaciones cuando llegó a la adolescencia y la juventud?

- Las fiestas de San Juan y San Pedro siempre las he vivido igual, con la misma ilusión. Con los almuerzos, la cuadrilla, la familia, los amigos, la gente a la que quieres...y sobre todo disfrutando. Además, como son más o menos las primeras fiestas del verano en los pueblos de la comarca, siempre han sido las más esperadas y para uno que se siente najerino, que ha vivido siempre en Nájera y que le gustan las vueltas, es algo muy especial, a cualquier edad, porque yo las sigo viviendo igual desde siempre.

- Ahora, ya padre de familia, ¿es lo mismo?

- Cambia un poco la rutina normal de cuando no tienes estas responsabilidades, ya que tienes un hijo pequeño y tratas de inculcarle ese amor por las vueltas y por las fiestas de su ciudad. Seguimos con los almuerzos y las vueltas, eso sí, con los hijos de unos y otros.

- En general, de todas estas épocas de las que hemos hablado, ¿cuál es el mejor recuerdo que tiene?

- Para mí, hay un recuerdo muy especial que es el de las vueltas de 2015, porque acababa de ser investido como alcalde de mi ciudad; otra cosa, más importante, las primeras vueltas con mi hijo en brazos, eso es algo que se te queda grabado para los restos.

- ¿Qué tiempo tenía?

- Pues con casi siete meses ya lo lleve a dar las vueltas un poquito al quiosco.

- ¿Con qué parte de las vueltas se queda?

- Con la calle Mayor.

- ¿Se respeta lo suficiente ese círculo interior en torno al quiosco para los niños?

- Tenemos que ser los propios najerinos los que hagamos ver que esa zona es para el público infantil y la parte exterior para los mayores. Se volverán a hacer carteles para recordarlo.