Nájera revive su gloriosa historia

Además de adquirir objetos para el malabarismo, se pueden recibir lecciones para su uso./Félix Domínguez
Además de adquirir objetos para el malabarismo, se pueden recibir lecciones para su uso. / Félix Domínguez

La ciudad, en medio de un gran ambiente medieval, recuerda la aclamación al rey Fernando III el Santo

Félix Domínguez
FÉLIX DOMÍNGUEZNájera

Con la apertura a mediodía de ayer del mercado medieval, Nájera se dispone a rememorar tiempos remotos en los que vivió momentos de gloria. Las autoridades municipales, con el alcalde Jonás Olarte a la cabeza, abrieron ayer las simbólicas puertas del mercado, para recorrerlo por completo saludando a los responsables de la treintena de puestos, interesándose por sus mercancías.

Mientras tanto, el público iba llegando a la zona donde se han instalado los tenderetes, las plazas de Navarra y Santa María, así como la calle que las une y la plaza de España, donde se han situado gran cantidad de juegos tradicionales para que los más pequeños y algunos mayores, disfruten a sus anchas.

PARA HOY

12
00 horas. Junto al monolito del Paseo San Julián, lectura del pregón del 1 de mayo, a cargo de Jesús Arza.
12
15 horas. En el paseo San Julián, acto de aclamación del rey Fernando III el Santo.
13 y 19 horas
En el mercado medieval, exhibición de cetrería.
10
30 horas. Apertura del mercado medieval junto al Monasterio de Santa María la Real.

En los puestos se pueden adquirir productos alimenticios artesanales, juguetes, elementos de ornamentación tanto para las viviendas como para las personas, además de productos de herboristería, y hasta elementos para hacer malabarismos, con el aliciente de que quien los vende se ofrece a instruir sobre su manejo. También hay un asador donde poder echar un bocado, venta de cerveza artesana y, cómo no, un puesto en el que se puede aprender mucho sobre aves rapaces, además de admirarlas de cerca.

Hoy a mediodía, se pronunciará el pregón del 1 de mayo y acto seguido se llevará a cabo la representación del acto de aclamación del rey Fernando III el Santo.