Nájera, en estado festivo

La plaza de España acogió a cientos de najerinos para asistir en directo al cohete y comenzar unos días de jolgorio y celebración. :: F. D./
La plaza de España acogió a cientos de najerinos para asistir en directo al cohete y comenzar unos días de jolgorio y celebración. :: F. D.

Los najerinos festejan hasta el martes a San Juan Mártir y Santa María la Real

FÉLIX DOMÍNGUEZ

Con una mañana espléndida de sol, los najerinos comenzaron ayer las fiestas patronales en honor a San Juan Mártir y Santa María la Real, con una notable asistencia a la plaza de España, a pesar de la coincidencia del cohete con el de las fiestas mateas logroñesas, cuyo comienzo adelantaba en una hora al najerino.

Media hora antes de la señalada para prender la mecha del cohete anunciador, decenas de vecinos y visitantes se fueron pasando por el Ayuntamiento para recoger sus pañuelos de fiestas, mientras los responsables de la peña Malpica procedían a colocar en los cuellos de la reina y el rey de las fiestas, Lucía Morras y Jesús Lacalle, el pañuelo de la agrupación.

A continuación se hizo entrega de los premios a los participantes en el concurso de pintura infantil y juvenil 'Ciudad de Nájera', celebrado el domingo anterior. Los galardones consistieron en material para que los chavales sigan practicando su afición artística, así como diplomas acreditativos.

Hoy las fiestas cuentan con un nutrido programa de actos: deporte, toros, procesión y degustaciones

Acto seguido, los reyes festeros y las autoridades locales, con el alcalde, Jonás Olarte, a la cabeza, se asomaron al balcón de la Casa Consistorial, desde donde Morras y Lacalle se dirigieron a los najerinos abajo congregados para saludarles, desearles unas felices fiestas y lanzar los vivas de rigor. De inmediato, prendieron la mecha del primer cohete y con su estallido en la calle se desató el jolgorio.

El lanzamiento de confeti y globos gigantes de colores precedió al de varios kilos de caramelos que pequeños y mayores se apresuraron a recoger, mientras en la plaza la música animaba aún más a la celebración. Unos minutos más tarde, la peña Juventud comenzaba un pasacalles para recordar a quienes no habían estado presentes en el chupinazo que la fiesta ya se había generalizado, mientras los de la otra peña obsequiaban a cuantos se acercaron hasta su desde con un surtido aperitivo bien regado con Rioja.

Ya por la tarde, hubo partidos de pelota para profesionales, las solemnes vísperas, varios pasacalles de las dos peñas, así como degustaciones y, para cerrar, sendas verbenas con la orquesta La Mundial soltándose al final de la primera un toro de fuego infantil. Para hoy, un más que nutrido programa de actos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos