Un mecenas artístico en Nájera

Organizador, jurado y artistas participantes, tras la entrega de premios. :: F. D./
Organizador, jurado y artistas participantes, tras la entrega de premios. :: F. D.

El Café Pepe ha entregado sus premios de la bienal pictórica

F. DOMÍNGUEZ

El Café Pepe de Nájera continúa con su labor de mecenazgo artístico a través del certamen 'I love Pepe', que este año ha llegado a su tercera edición y por lo tanto ha cumplido los cuatro años de vida, toda vez que la cita es bienal, dado que su 'alma mater', David González, siempre se ha mostrado temeroso de que la convocatoria se convierta en repetitiva y ello pueda alejar de la misma a los muchos artistas que tratan de abrirse camino en ese proceloso mundo de la creación y el certamen acabe decayendo.

Por ahora, parece que su criterio es acertado, ya que de los 11 participantes que presentaron sus creaciones en el 2017, se ha pasado a 32 de este año, con 33 obras en el concurso. Como cada convocatoria, ésta tenía un tema sobre el que los creadores debían trabajar. En esta ocasión, sobre 'La Gioconda' que cuelga en las paredes del café, a propósito del quinto centenario de la obra de Leonardo da Vinci, cuyo original se exhibe en el Museo del Louvre de París.

Abierta la convocatoria el pasado mes de febrero, el 15 de mayo llegó el momento de entregar los originales a fin de que el jurado designado al efecto pudiera analizarlos y sacar sus propias conclusiones. Éste estuvo formado por el fotógrafo y Galardón de las Artes de La Rioja 2013, Jesús R. Rocandio, junto a Pilar Rodríguez, Dina Villacián, Eduardo Galarreta y el actor del grupo teatral Zarándula, Carles García.

Al certamen artístico najerino se han presentado 33 obras originales de 32 jóvenes creadores La entrega de premios se celebró en una gala en la que jurado y artistas compartieron mesa y mantel

La decisión de los expertos fue que la obra ganadora era la de la calceatense Tania Muñoz, que como tal se hizo acreedora de los 600 euros del Café Pepe. En segundo lugar quedó Paula Arrieta, quien se llevó los 300 euros de Mahou-San Miguel. El premio del público fue para César Niño, quien obtuvo los 100 euros de Schweppes.

Antes de que el jurado se pronunciase, y en el transcurso de la cena con la que obsequió el anfitrión a artistas, jurado e invitados, los autores de las obras fueron explicando los pormenores de sus creaciones, procediéndose a continuación a la entrega de los galardones y, a su final, a conmemorar los 39 años de existencia del establecimiento hostelero ubicado en la calle Guindalera.

Terminada la gala, David González se mostraba «muy satisfecho» por los resultados obtenidos en esta nueva convocatoria, y «especialmente feliz porque veo que va a más y que cada bienal los jóvenes artistas se van animando más a participar, lo que para mí es una satisfacción enorme al ver que existen unos magníficos creadores», señalaba.