Sin ludotecas en Nájera

Participantes en una de las actividades en la ludoteca. :: F. D./
Participantes en una de las actividades en la ludoteca. :: F. D.

El Ayuntamiento no tiene quien se ocupe del servicio de ocio

F. DOMÍNGUEZ

A falta de un mes para que se abran las puertas de los servicios de ocio municipales, el Ayuntamiento de Nájera no tiene quien los gestione, debido a que la empresa que lo ha venido llevando en los dos últimos años, 'El Cole de María', ha decidido que «ante la indefinición municipal al respecto, no voy a seguir», señalaba ayer su responsable, María Lacalle.

Dichos servicios, que se componen de las ludotecas infantil y juvenil durante las tardes del curso, más la de invierno, las vacacionales y las de días no lectivos, están ahora mismo en el alero. Según explicaba Lacalle, ella se puso en contacto con el Ayuntamiento a mediados de agosto, «para presentarles algunas propuestas y recordarles que, aunque se empiece en octubre, en septiembre hay que comenzar a trabajar preparándolo todo, ya que hay que anunciarlo a los padres para que ellos se organicen y decidan si apuntan a sus hijos o no».

La respuesta, «además de tardía, fue que se iba a convocar un concurso, algo que me parece muy bien, pero claro, les hice ver que si se convocaba no iba a dar tiempo para que la empresa que ganase el concurso lo pudiera poner en marcha. Entonces me plantearon que presentase un presupuesto para llevarlo durante octubre, noviembre y diciembre, y aunque no me parecía bien, porque los padres utilizan este servicio basándose en la confianza que da la estabilidad, y si estás cambiando de responsables se pierde esa confianza, me lo planteé».

Los servicios de ocio municipales ofertan ludotecas infantiles y juveniles durante el curso y épocas vacacionales

Así las cosas, ella presentó el presupuesto, «basado en los costes reales según la tabla del convenio de monitor, pero llegó el final de agosto y como no tenía respuesta, he decidido no seguir». «Abrir la ludoteca no es abrir una puerta y ya está, es mucho más, trabajo de preparación de proyectos y demás, algo que no se puede hacer de un día para otro», concluía Lacalle con bastante emoción en sus palabras, ya que su nombre y, años más tarde el de su mercantil, son toda una institución entre los niños y padres de Nájera desde hace ya unos cuantos años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos