El PP cree «antinatura» y de «interés por los sillones» el pacto entre PSOE y Cs

Sergio Díez. :: L. R./
Sergio Díez. :: L. R.

Los populares reprochan a Ciudadanos «haber estado desde el principio intentando pactar con el PP y ahora hacerlo con los que eran sus máximos adversarios»

F. D.

Nájera. Desde el Grupo Municipal del Partido Popular de Nájera, su portavoz Sergio Díez ha remitido una nota en la que critica el anunciado pacto del PSOE con Ciudadanos. A su juicio, se trata de un acuerdo «incomprensible y antinatura, que solo obedece al interés por ocupar los sillones municipales».

Los populares advierten de que «mientras el alcalde anunciaba que estaba a punto de llegar a un pacto de gobernabilidad con Ciudadanos, la realidad es que ya lo había alcanzado, tal y como revela el orden del día del próximo pleno extraordinario remitido a los concejales, en el que ya figuran las propuestas de composición de comisiones informativas, con la integración de Cs en las mismas».

El Grupo Popular najerino destaca que en el pacto, «los socialistas ceden dos concejalías tan importantes como Hacienda y Urbanismo y se quedan en minoría en la Junta de Gobierno local, tras la salida de un concejal socialista». Este hecho le parece «lo nunca visto» y considera que es «lo que puede estar detrás de la dimisión por sorpresa de la, hasta ahora, mano derecha del alcalde, la concejala María José Bejarano, lo que evidenciaría -prosigue- que el acuerdo no cuenta con el respaldo de los integrantes de estas propias formaciones políticas ni por sus votantes».

El PP considera «lamentable» que Olarte «se atreva a asegurar que en la oposición no se trabaja y se está muy cómodo», ante lo que se pregunta si ello significa que «todos los años que el PSOE ha estado en la oposición no ha trabajado».

Con respecto a Cs, el comunicado señala que «la sorpresa es aún mayor», ya que «desde el principio han intentado por todos los medios pactar con el Partido Popular y, en cambio, ahora parece que no les importará gobernar con los que hasta ahora eran sus máximos adversarios, con quienes mantienen diferencias programáticas evidentes en cuestiones como Peñascalera o el campo de fútbol».