Al castillo, a la carrera

Los participantes se disponen a tomar la salida para cubrir los 2.500 metros de recorrido de la prueba. /Félix Domínguez
Los participantes se disponen a tomar la salida para cubrir los 2.500 metros de recorrido de la prueba. / Félix Domínguez

David Rioja y Claudia Santos, ganadores de la 53ª Subida al Castillo de Nájera | La prueba, con 70 corredores, recaudó fondos para fines solidarios infantile

Félix Domínguez
FÉLIX DOMÍNGUEZNájera

La prueba atlética popular Subida al Castillo de Nájera se encuentra habitualmente incrustada en el programa de las fiestas patronales najerinas de septiembre. Este año le ha tocado servir de preámbulo a las mismas y tuvo lugar ayer. Se trata de una carrera que no tiene una gran trascendencia a nivel competitivo, si tenemos en cuenta que ni se cronometra oficialmente.

Pero sí que tiene un componente tradicional bastante importante, como señalan sus organizadores, el Club de Montaña K2, ya que la titulan como histórica y no les falta razón. Cada año rememoran que la prueba nació de un reto personal entre dos najerinos, allá por los comienzos del siglo XX, quienes apostaron por ver quién de ellos era capaz de llegar hasta lo alto del Castillo de Nájera, corriendo y partiendo desde la ribera del río Najerilla.

Se desconoce el resultado, pero la consecuencia es que ha pervivido y en la actualidad, como ya se ha dicho, viene siendo un acto más dentro de las fiestas de septiembre. Desde los últimos tiempos la carrera consiste en subir y bajar hasta el Castillo, con un total de 2.500 metros de recorrido.

Por si fuera poco, los del K2 destinan lo recaudado por las inscripciones y la degustación de bollos preñaos a fines benéficos. Irán a parar al Centro de Nutrición Infantil y Orfanato Francisco de Asís. En total hubo 70 inscritos. El primero en llegar a meta fue el najerino David Rioja, seguido por Víctor Fernández y Diego Castillo. En categoría fémina, la primera fue Claudia Santos; la segunda, Elena Sáez; y la tercera, Triana Arnán. Hubo premio para la familia Tuesta por su disfraz vintage.