Caminando contra el cáncer junto al río

Momento de la salida de los participantes en la caminata contra el cáncer de Nájera. :: F. D./
Momento de la salida de los participantes en la caminata contra el cáncer de Nájera. :: F. D.

En torno a 1.200 personas respondieron a la llamada de la AECC de Nájera, con un paseo de 5,5 kilómetros

F. DOMÍNGUEZ

Más que satisfechos estaban ayer los responsables de la delegación de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) de Nájera, por la respuesta de los najerinos «y bastantes vecinos de los pueblos de la comarca» ante la cita anual 'Caminando contra el cáncer', que se organiza para recaudar fondos para luchar contra esta enfermedad.

Minutos antes de las 10.00 horas, la gente, con sus camisetas verdes conmemorativas de la marcha, ya esperaba junto al quiosco de la música del paseo San Julián, a que se diese la salida. Mientras tanto, los miembros de la directiva que preside María Eugenia Galarreta, y los voluntarios, seguían vendiendo boletos para el sorteo de regalos que se iba a realizar una vez terminada la caminata. Del mismo modo, el grupo de batucada del colegio 'La Piedad' animaba la espera.

Nada más darse la salida, los alrededor de 1.200 inscritos emprendían la marcha en dirección al parque pedagógico en las riberas del río Najerilla, para dar la vuelta siguiendo el curso fluvial, ya aguas abajo, hasta recorrer por completo el tramo urbano del cauce del Najerilla. Primero, llegando hasta el puente de los Pescadores y, ya por la otra orilla, subiendo a contra corriente, hasta el punto de partida en el paseo. En total unos 5.500 metros realizados por buena parte de los participantes a buen paso, mientras otros se lo tomaban con más calma. En la llegada les esperaban los refrigerios propios de estos eventos, a fin de que el personal recuperase las fuerzas gastadas durante la caminata. Galarreta se mostraba «satisfecha porque cada año aumenta la participación» y «muy agradecida, tanto a los inscritos como a las firmas que han colaborado aportando sus productos», sin olvidarse «de los miembros de la directiva y de los voluntarios que nos echan una mano para que todo salga bien».