El alojamiento para los temporeros en Nájera se abrirá la semana próxima

Las cenas que ofrece el grupo de voluntarios se vuelven a dispensar en el área de las piscinas municipales

FÉLIX DOMÍNGUEZ

El Ayuntamiento de Nájera tiene previsto poner en servicio el pabellón para acoger a los temporeros de la vendimia a comienzos de la semana próxima. Así lo manifestó ayer el alcalde, Jonás Olarte, quien junto a los ediles de Política Social, Amparo Mínguez, y de Inmigración, Fernando Sáenz, visitó las instalaciones. El pabellón tiene una capacidad para cien personas, y en el mismo se han instalado tres módulos en los que se ubican los diversos servicios de higiene personal, consistentes en seis sanitarios y otras tantas duchas.

Según adelantó el alcalde, «estamos en contacto con otros ayuntamientos que también atienden a temporeros, a fin de poder dirigirnos a una empresa que nos proporcione algún sistema de camas o colchones para poder hacer más confortables las instalaciones». Del mismo modo, se volverá a contratar a una empresa que se ocupe del control de las personas que lleguen al pabellón, en el que «ya están instalados los abastecimientos de agua y de electricidad», señaló Olarte.

En cuanto al sistema de control de entradas, una de las condiciones indispensables para acceder al local es «no entrar ni cocinas ni gas, por una cuestión de seguridad, que es algo que ya se ha venido haciendo en años anteriores», indicaba el alcalde antes de recordar que «el control de acceso es una condición incluida en el convenio con el Gobierno de La Rioja», convenio que, según añadió, «esperamos poder firmar a la mayor brevedad posible», pues supone recibir una cantidad económica para ayudar a cubrir los gastos.

El Ayuntamiento espera que en breve se pueda firmar el convenio con el Gobierno de La Rioja

La primera autoridad local quiso agradecer «al grupo de voluntarios que cada año se ocupa de dar cenas a los temporeros, a Cáritas y a Cruz Roja, toda su colaboración para hacer que estas personas que vienen a Nájera a buscar trabajo en la vendimia, puedan estar de la manera más digna».

En ese sentido, advirtió de que «tras los dos últimos años en que la zona del bar de las piscinas estaba en servicio y no se podía poner a disposición del grupo de voluntarios, este año han cambiado las circunstancias y volverán a poder servir esas cenas en esa área municipal».