Las mariposas de Sojuela crean ciencia

Las mariposas de Sojuela crean ciencia

Estudiosos de los lepidópteros en la localidad riojana participan de un proyecto internacional en torno a la Hyphoraia | Miembros de ADEMAR tratan de determinar a través de la hibridación si distintos tipos presentes en el centro y sur de Europa son una misma especie

P. HIDALGO

Sojuela encierra un tesoro en sus 15,15 kilómetros cuadrados de término municipal. ADEMAR (Asociación para la Defensa del Medio Ambiente Rural de La Rioja) lleva años estudiando la biodiversidad de este municipio, situado a escasos 15 kilómetros de Logroño.

Tomás Latasa, Salvador Peñalva y Andrés Garzón son los cabezas visibles del proyecto 'Lepisojuela', abanderado por el citado colectivo, y unos entusiastas de los lepidópteros o mariposas. Fruto de esta iniciativa, llevada a cabo mediante un convenio con el Ayuntamiento de Sojuela y financiada con fondos Leader a través del CEIP, concluyeron que en el término municipal de Sojuela se avistan más del 70% de las mariposas diurnas que hay en La Rioja y casi el 50% de las mariposas de la Península Ibérica y Baleares.

Estos tres amigos, que todos los viernes se echan al monte (cada semana en una cuadrícula de terreno diferente) para estudiar la fauna local, quieren dar un paso más allá en sus indagaciones. «Ahora vamos a catalogar las nocturnas», avanza Latasa, quien agradece al IER el apoyo que les presta en sus estudios.

Y es que, de forma paralela, se hallan inmersos en otra iniciativa de índole internacional. Hace algunos años, cruzaron una Hyphoraia dejeani (un endemismo hispano-luso, que se localiza fundamentalmente en la cornisa cantábrica) con una Hyphoraia testudinaria (un lepidóptero de Francia e Italia).

El ejemplar de Hyphoraia dejeani era una mariposa macho de Sojuela. El de Hyphoraia testudinaria, una hembra del Véneto. «El híbrido tuvo una segunda generación fértil», anuncia el prodigio Garzón, ya que los animales híbridos son estériles.

Ahora quieren ahondar en el experimento. De la mano de unos amigos, Bernard Geh (de Alemania) y Georges Verhulst (de Bélgica), van a hibridar el endemismo ibérico con la Hyphoraia aulica, la mariposa que vuela en regiones más al norte que la testudinaria. «Queremos comprobar si también la segunda generación es fértil», desarrolla Garzón.

De serlo así, el conocimiento sobre los lepidópteros sufriría un cambio radical. «Hasta la fecha se había barajado que se trataba de tres especies diferentes; pero si las segundas generaciones resultan fértiles, habría que plantearse si son una misma especie con variantes geográficas», concluye Latasa.

Más

 

Fotos

Vídeos