La lluvia no frena el fervor de los picaos