La Vera Cruz, historia de Haro

Cofrades de la Santa Vera Cruz portando uno de los pasos. :: /C.S.V.V
Cofrades de la Santa Vera Cruz portando uno de los pasos. :: / C.S.V.V

La cofradía , creada en 1560, mantiene la esencia de sus orígenes

Óscar San Juan
ÓSCAR SAN JUAN

Llega la Semana Santa, y con ella, las procesiones. La ciudad de Haro cuenta con una de las cofradías más importantes de toda La Rioja Alta. La cofradía de la Santa Vera Cruz es la congregación que organiza los actos religiosos en la ciudad jarrera.

El Traslado del Cristo Yacente, la Bendición de Ramos y la procesión de la Borriquilla, el acto del Encuentro, o las procesiones de la cena del señor o del Santo Entierro, conforman el amplio programa procesional que los miembros de la Vera Cruz ofrecen a vecinos y visitantes, que año tras año participan con su asistencia en los ritos ceremoniales.

La Santa Vera Cruz celebraba en el año 2010 su 450 aniversario. Una historia que nace en el siglo XVI, y que en pleno siglo XXI mantiene las señas de identidad de la cofradía en sus orígenes. La entidad religiosa cuenta en la actualidad con casi 250 cofrades, siendo Antonio Viela su prior, que tras 35 años sigue manteniendo la misma ilusión y devoción que los primeros fundadores, allá por el año 1560.

El Hermano Mayor de la hermandad destaca «el trabajo que todos hacemos a lo largo del año, siendo en estas fechas cuando afloran los sentimientos de lo que es la religión y el cristianismo». Antonio Viela asegura que «la gente que viene de fuera valora muy positivamente el sentido religioso y la seriedad que mostramos en todos los actos». Cada uno de los cofrades, como apunta el prior, «tiene que saber que sentimientos tiene, y donde puede llegar su compromiso y conocimiento sobre sus sentimientos del cristianismo. Esto no es una farsa. Aquí lo que hacemos es cumplir y reeditar lo que es el cristianismo, y por tanto, todos somos artífices de ello».

Uno de los aspectos que ha ido evolucionado dentro de la cofradía de la Santa Vera Cruz han sido sus estatutos, los cuales no se modificaron hasta el año 1960. Posteriormente, los últimos que se han editado se remontan al año 2002. Otro de los cambios se ha producido en el atuendo de los cofrades. Las actuales túnicas moradas, o el blanco luto utilizado el día de viernes santo, ha sustituido al color negro utilizado antiguamente.