«Hasta última hora no me decidí a escribir el piropo»