Surcando los cielos jarreros

Surcando los cielos jarreros
Justo Rodriguez

Este domingo se disputa la última jornada de la regata internacional 'Crianza de Rioja' con el jarrero Iván Ayala como líder | Carles Lladó, con casi 40 años de experiencia en la aerostación, destaca el incomparable escenario que ofrece La Rioja

Óscar San Juan
ÓSCAR SAN JUAN

El Crianza de Rioja avanza hacia su jornada decisiva. A primera hora de la mañana de este domingo, si el tiempo lo permite, se celebrará entre las 7.30 y las 9.30 horas, la última sesión de la decimonovena regata internacional que se desarrolla anualmente en Haro y su comarca.

Esta mañana se convierte, por tanto, en la última oportunidad de ver en acción a los colosos del aire, inundando el cielo azul riojalteño con su amplia paleta multicolor, y dotando al espectador desde tierra de una visión diferente y espectacular.

La competición, comandada por el piloto local Iván Ayala, no se ha privado de sus clásicas dificultades. De momento, los vuelos vespertinos han tenido que suspenderse, debido a que la velocidad del viento excedía el límite permitido, que se encuentra en 15 kilómetros por hora. Sin embargo, y como asegura Carles Lladó, uno de los pilotos participantes con casi 40 años de experiencia, y que ha obtenido grandes logros a lo largo de su dilatada carrera, «el escenario que nos encontramos al venir aquí es incomparable».

La belleza paisajística y las condiciones técnicas hacen del Crianza de Rioja un referente nacional e internacional y permiten en el pequeño mundo de los gigantes del aire colocar en el mapa de la aerostación mundial a la ciudad de Haro y su comarca.

Lladó, que comenzó su aventura aerostática atravesando en globo el continente africano, destaca que «en esta zona de La Rioja Alta el vuelo es muy bonito y técnico», y añade que «aunque somos una pequeña gran familia, debido a que todos nos conocemos, es importante que llegue gente nueva, y siempre serán bienvenidas todas las personas que quieran unirse a este mundo tan interesante».

Temas

Haro