La superpoblación de palomas amenaza los tejados de la basílica de la Vega

Las palomas sobrevuelan los tejados de la basílica, ayer por la mañana. /Óscar San Juan
Las palomas sobrevuelan los tejados de la basílica, ayer por la mañana. / Óscar San Juan

La Cofradía de la Vega muestra su seria preocupación por la conservación de la cubierta y los aleros del monumento

Óscar San Juan
ÓSCAR SAN JUAN

En 1963, Alfred Hitchcock llevó al cine una adaptación, basada en un hecho real, que tituló 'Los Pájaros'. El maestro del suspense fue conocedor de la noticia en la que una lluvia de pájaros se precipitó misteriosamente sobre los tejados de algunas casas en la población californiana de la Bahía de Monterrey. En aquel suceso no hubo víctimas, pero Hitchcock no se privó de incluirlos en su exitosa película. Los cuervos fueron los encargados de aterrorizar a Tippi Hedren y a la localidad de Bahía Bodega. Hoy, en el 2019 y en Haro, son las palomas como especie las que amenazan con su presencia uno de los enclaves más emblemáticos de la ciudad jarrera.

La superpoblación de palomas en los tejados y aleros de la basílica de la Virgen de la Vega amenaza la conservación de su cubierta. Así lo avisó Carmen Aduna, mayordomo de la Cofradía de la Virgen de la Vega, durante la celebración de la asamblea general de la entidad. «Uno de los temas que más nos preocupa es buscar una solución a la superpoblación de palomas en tejados y aleros de la basílica. El elevadísimo número de palomas es ya un problema muy serio para la conservación del tejado del templo», aseguró Aduna en la reunión.

La mayordomo comentó a Diario LA RIOJA que, «estamos buscando la mejor solución para todos, puesto que lo que tampoco queremos es el malestar de los animales». La voz de alarma la dio el albañil que cada dos años se encarga de la limpieza del tejado. «Hace tres meses, cuando subió el albañil, se quedó asustado por el destrozo que estaban haciendo las palomas», relató Aduna.

Imanol Villar, técnico en trabajos forestales y conservación del medio ambiente, explicó a este medio que «las palomas tienen una capacidad de reproducción increíble, debido a que sacan dos o tres polladas al año». Ello, unido a la capacidad de adaptación al entorno urbano que han adquirido las palomas, son algunos de los motivos que explican esta superpoblación. Ahora le toca a la Cofradía de la Vega buscar la mejor solución para conservar el monumento.