«Sabemos que esta obra se ha demorado»

«Sabemos que esta obra se ha demorado en el tiempo pero no queríamos arriesgarnos a abrir los vestuarios sin que estuvieran en condiciones. Preferíamos hacer las cosas bien que corriendo y mal», indicó Laura Rivado. Preguntada por los motivos del retraso dijo que «en una obra pueden salir muchas cosas mal y parece que, en esta obra, todos los factores que podían salir mal salieron mal». Rivado puso el acento en que «al final, lo que iba a ser una pequeña edificación se ha convertido en una nueva edificación, sumado a una remodelación de los vestuarios viejos». En definitiva -concluyó- «ha sido un proyecto más ambicioso del que se pretendía inicialmente y eso ha significado más dinero y más tiempo, pero los vestuarios ya están aquí y han quedado muy bien».